Los más ricos de Latinoamerica incrementaron sus fortunas en casi USD 50 mil millones durante la pandemia

La pandemia de coronavirus aumentará el número de pobres y desempleados en América Latina, pero también está incrementando las mayores fortunas de la región, de acuerdo a un informe divulgado este lunes por la organización humanitaria Oxfam.

Según esta red global de organizaciones no gubernamentales, al menos 73 de los multimillonarios que existen en América Latina y el Caribe han incrementado sus fortunas en un total de 48.200 millones de dólares entre marzo y junio, período en que la COVID-19 se instaló con fuerza en la región.

Esa suma, de acuerdo a Oxfam, “equivale a un tercio del total de recursos previstos en paquetes de estímulos económicos adoptados por todos los países de la región” para auxiliar a los más pobres, a los desempleados y trabajadores informales durante la pandemia.

Según Oxfam, existen en conjunto 42 multimillonarios brasileños que aumentaron desde el pasado marzo sus ya gruesas fortunas en un total de 34.000 millones de dólares, al tiempo que sus patrimonios líquidos sumados pasaban de 123.000 millones de dólares a 157.100 millones de dólares para inicios de julio.

Trabajos sociales de una ONG en una favela de San pablo (Reuters)Trabajos sociales de una ONG en una favela de San pablo (Reuters)

Oxfam explicó que para medir la evolución de las grandes fortunas se basó en los datos que, en tiempo real, difunde la revista Forbes, especializada en finanzas, que se edita desde 1917 en Estados Unidos y que desde 1987 publica su conocida lista de multimillonarios.

Los datos del informe, agregó, muestran que los más ricos “están en otro mundo, el de los privilegios y las fortunas que crecen en medio de la que, tal vez, sea la mayor crisis económica, social y de salud del planeta durante el último siglo”.

Según cálculos hechos por Oxfam sobre la base de datos oficiales, la caída de ingresos tributarios en los países de América Latina y el Caribe en 2020 será equivalente al 2% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que representa una merma de 113.000 millones de dólares y supone el 59 % de toda la inversión pública regional en salud.

En primer lugar, la adopción de impuestos a las grandes fortunas, junto con paquetes públicos para el rescate de empresas que puedan ser salvadas, y tributos sobre los resultados extraordinarios de las grandes corporaciones. “Si se aplicara un impuesto extraordinario a las grandes fortunas, con carácter progresivo, entre el 2% y el 3,5% en cada país, sobre los patrimonios por encima de USD 1 millón, se podría recaudar hasta USD 14.260 millones, cincuenta veces más”, resalta el informe, resaltando que se basa en una estimación conservadora.

También, sugiere que se establezca un “nuevo pacto fiscal” para “fortalecer la cultura tributaria” y reducir la evasión, pero todo eso con una fuerte reducción de impuestos para aquellos que están en situación de pobreza.

Así como es ejemplo de la multiplicación de las fortunas, Brasil también es el país en que más aumentarán la miseria y el paro, en parte por sus 210 millones de habitantes, pero también por su aguda desigualdad social.

El informe cita que, antes de la pandemia, Brasil tenía unos 12 millones de desempleados y 40 millones de trabajadores informales “sin protección social alguna”. Según diversos estudios, la tasa de paro puede aumentar hasta cuatro veces para fin de año, entre otras razones porque 600.000 empresas ya han cerrado definitivamente en Brasil por la pandemia.

“Son datos que asustan. Vemos a un pequeño grupo de millonarios ganar como nunca en una de las regiones más desiguales del mundo” y también como “en Brasil y otros países latinoamericanos y caribeños millones de personas luchan por mantener la cabeza fuera del agua”, indicó Maia.

(Con información de EFE)

Comparte esta noticia con tus contactos.