La culpabilidad y aciertos de Leonel

Por: Iván Canals

Desde la creación del mundo la discrepancia, diversificación y diferencia se han puesto de manifiesto siglo tras siglo. Si nos remontamos en la historia encontraríamos diferentes episodios y acontecimientos, los cuales nos confirmarían este argumento. Un digno ejemplo lo encontramos en la historia bíblica de Moisés, quien a pesar de haber sido elegido por Dios para guiar al pueblo de Israel a la tierra prometida, tuvo por años que mediar y enfrentar críticas y maledicencia; al igual que andanadas de ataques por parte de su propio pueblo llegando al punto tal de la rebelión. Lo cual nos da a entender que este tipo de accionar se lleva a la práctica desde hace mucho tiempo.

Sí, hay algo en la vida, que le provee al individuo simpatía, admiración y cariño es la coherencia complementada de una visión clara y definida de los retos y sucesos a enfrentar en medio del camino. Eso es exactamente lo que encontramos en Leonel Fernández, un líder que a pesar de enfrentar tantas batallas y desafíos en las cuales en diversas ocasiones han intentado de mermar e inhabilitar su liderazgo; siempre ha mantenido en alto como bandera, la ecuanimidad y la unidad por encima de la diversidad y la apetencia personales.

De lo que sí ha sido culpable Leonel Fernández es de crear las condiciones para que el PLD sea hoy la primera fuerza política del país, siendo el artífice de seis victorias electorales consecutivas con más del 50% de los votos fruto de sus buenos gobiernos, los cuales han llevado el desarrollo y progreso al pueblo, con una extensa obra de gobierno germinada en todo el territorio nacional la cual triplicó el PIB de 20 mil millones de dólares en el 2004 a 66 mil millones de dólares en el 2012, estabilidad y crecimiento macroeconómico a pesar de una severa crisis mundial, fortalecimiento y modernización institucional, una efectiva política exterior donde la República Dominicana hoy es marco de referencia, la construcción del metro que transporta a miles de pasajeros diariamente, la remodelación de la UASD y construcciones de centros regionales, la Constitución del 2010 una de las más avanzada, incluyente y democrática que nos permite vivir en plena libertad en fin un sinnúmero de obras y proyectos que han beneficiado e impactado de forma positiva al pueblo dominicano.

Estos aciertos han sido los elementos de críticas y ataques contra Leonel por parte de sus adversarios, ya que no pueden derrotarlo en el terreno del debate y las ideas. Los mismos que vienen desde hace tiempo descalificándolo y ensañándose a toda costa en su contra, tratando de evitar que pueda presentarse como candidato presidencial para el 2020 a pesar de gozar actualmente de una muy buena y alta valoración en el seno pueblo según los últimos sondeos y encuestas.

Leonel Fernández ha depuesto cualquier aspiración por mantener la paz social y la unidad del PLD. A pesar de no tener impedimento alguno para optar por un nuevo mandato presidencial, y aun así, aboga por la unidad y el comedimiento a lo interno del partido. Solo un líder con la calidad humana y sentido de la historia como Leonel Fernández tiene las condiciones y capacidad de respetar las opiniones contrarias; sin ningún tipo de prejuicios, aunque pretendan desconocer su obra y legado.

Muchos podrán estar o no de acuerdo con Leonel, pero lo que jamás  podrán hacer es borrar sus numerosos aportes y aciertos en beneficio de la nación; los cuales son elementos de culpabilidad de sus éxitos, y los mismos, que empujan a sus adversarios a atacarlo despiadadamente, dejando ellos de reconocer que un pueblo es lo suficientemente inteligente para saber que un fruto bueno hay que seguirlo consumiendo y que toda buena obra y entrega tiene su fruto garantizado.

Comparte esta noticia con tus contactos.