Un fenómeno político: Domínguez Trujillo

Por: Hungría Vásquez H.

Por lo que se está hablando en lugares como los centros comunales, religiosos deportivos, restaurantes, el transporte público y privado, en fin, donde quiera que se reúnen los dominicanos, sean políticos o no, se ha desatado una Ramfismania a tal extremo que, hasta alguien que no concibe que Ramfis Domínguez Trujillo incursione en las lides políticas de la República Dominicana, en forma inconsciente pondera el gran apoyo a ese joven, que repunta como un fenómeno político en el año 2017.

En base a lo expresado por ese gran periodista sobre lo que el mismo denominó como Ramfismanía, somos de opinión que el emergente político de quien se habla debe de ser tomado en cuenta por los que llevan anotaciones y ser premiado por la diáspora, por lo menos con un reconocimiento de los muchos que aquí se reparten a diario, dándole el crédito que le corresponde como el político más popular entre todos los que hasta el momento han expresado sus aspiraciones de llegar a ser candidatos en las elecciones del 2020 y, por ende, llegar a terciarse la ñoña en el pecho y poder sentarse en la silla de alfileres del Palacio Nacional dominicano.

La realidad es que la Ramfismanía ha penetrado en las redes sociales, las encuestas de radio y televisión, en los periódicos tradicionales y de los digitales ni hablar. Y para nadie es un secreto que este fenómeno está aconteciendo con Domínguez Trujillo en razón de que, en sus discursos, está expresando aquello que el pueblo estaba ansioso por escuchar, en materia de corrupción, del vandalismo rampante, la inseguridad ciudadana, la invasión haitiana -pública o encubierta-, los préstamos amañados y el incremento de la deuda externa, la impunidad y la poca o ninguna credibilidad del régimen de Justicia en el país.

He ahí los motivos del porqué se ha popularizado la Ramfismanía en el ámbito político de nuestro país.

Domínguez Trujillo ha afirmado que los Jueces y los Gobernadores serán elegidos por el pueblo y ello le ha granjeado un respaldo increíble entre las mujeres y la juventud. Prueba de lo antes dicho lo constituye la nutrida juramentación de individuos de ambos sexos, profesionales y estudiantes de término en centros de educación superior, así como una significativa cantidad de personas que se desempeñan como oficiales electos y otras que ocupan posiciones en el ámbito educativo, la Justicia y la Religión, entre otras áreas ocupacionales, tanto en esta Nación como en la República Dominicana.

Del desarrollo de esa histórica juramentación hay que destacar lo que aconteció con el Sr. Luis Tejada, quien tiene un recuerdo y cuando en verdad se conocieron no soportó el llanto, por la emoción que le embargó, viéndose Ramfis Domínguez Trujillo en la obligación de calmarlo en sus hombros como el padre al hijo, en un gesto que puso a llorar hasta en silencio a los allí presentes. De esta manera es que ha llegado a calar este fenómeno que se escucha y se hace sentir por doquier.

De igual manera, queremos resaltar el liderazgo de la emprendedora e inquieta Aura Marrero, artista de primer orden, quien ha incursionado en la política, según manifiesta, con mucha fe y esperanza, junto a un equipo de mujeres y hombres que le apoya en aras de aunar sus esfuerzos para que el Lic. Domínguez Trujillo sea el próximo presidente dominicano.

Ya para finalizar esta crónica es importante hacer constar que no somos miembros del Partido Esperanza Democrática (PED); Sólo estamos cubriendo los actos que han sido convocados en el ámbito metropolitano de la ciudad de New York, como un ciudadano común y corriente que desea estar al tanto de lo que acontece en la comunidad y que dice lo que otros no quieren decir.

Y si estamos diciendo verdades amargas, esto no va en contra de nadie en particular, pero espero que, a quien le sirva el sombrero, se lo ponga y…punto

Comparte esta noticia con tus contactos.

Comentarios cerrados.