El PLD una Historia Triste

Por: Félix Julián Padilla

La situación del PLD en estos momentos ha llegado a su nivel máximo de deterioro. Aunque conjuntamente con este también se ha deteriorado la sociedad clientelar que ha sabido ser cómplice co existente de los fiascos políticos de esta organización partidaria.

El primer gran fiasco del PLD lo constituyo el primer mandato del ex presidente Leonel Fernández.

Aunque las coyunturas políticas dejaban una sazón de furia y de venganza por parte del partido revolucionario dominicano, pues de no ser por el apoyo recibido por Leonel Fernández de parte del Dr Balaguer jamás habría llegado al poder lo que en la práctica ha sido el Real Camino Malo.

Esa primera experiencia del PLD dejo sembrada en la gente llana una gran desesperanza y un gran desaliento. Mucha incomodidad. Y un sobre nombre que llego para quedarse, los comesolos.

Las mismas características de dicho partido, de proyectarse como la gran cosa y ser poseedores de los atributos de la última limonada del desierto, hizo que la gente sintiera un gran rechazo por dicho partido ya desde su primer mandato.

El corazón dominicano actuó, y en las siguientes elecciones Hipólito Mejía con suma facilidad se despojó de la correa de su pantalón para propiciar una pela con falda alzada a Leonel Fernández quien saco sus uñas para pretender en primera puja una reelección presidencial.

Sin embargo, el gobierno de Hipólito Magia demostró ser más de lo mismo. Y al final del proceso quedamos más endeudados y con una de las peores crisis económicas que golpeo a todo el país. Profundizando severamente calidad de vida media de los dominicanos.

La siguiente versión electoral le permitió entonces un retorno al poder al PLD con el consiguiente descontento de su militancia. Pues desde ya se perfilaba la creación de una crisis irreconciliable entre Danilo Medina quien se había proyectado en la lista de presidenciables para esa agrupación política.

Desde ya, las bases del partido se resentían. Y la división realmente comenzaba a profundizarse. Leonel Fernández entonces haciendo caso omiso a estas aspiraciones de Danilo, no solo regreso al poder desplazando nuevamente a Leonel Fernández, sino que también logro re postularse y reelegirse para su tercer mandato.

Ya la corporación PLD, SRL estaba instaurada. Ya todos los elementos que hoy explotan como casos y escándalos de corrupción estaban dados. Ya existían los casos de corrupción jamás develados. Ya el pueblo dominicano sabia de lo que era capaz el PLD.

Al fin y al cabo, todos eran parte del mismo compromiso político. El favorecer a sus cúpulas y a sus aliados. Permanecer en el poder. Y no importa el que hacer, a quien destruir. A quien traicionar. Lo importante era permanecer.

Tanto el comité político como el comité central de dicho partido, aunque resentido, jugaron el mismo juego de llegar y permanecer en el poder.

Sin embargo, jamás ha podido retornar al poder un partido opositor al PLD.

La división en el PRD, la conversión de partidos de calaje como lo fue el PRSC el partido de Balaguer también se fragmento. Y lo que quedo en cada uno de los casos, fueron cúpulas divididas, las que se alimentarían y aun se alimentan de las alianzas con el PLD y las que quedaron rezagadas y que lucharon por abrirse paso sin éxito.

Danilo Medina consiguió entonces su anhelado propósito de la presidencia de la República.

Y a pesar de los discursos que indicaban que el PLD con su participación tendría una vuelta a los principios que predicaba su fundador el profesor Juan Bosch. Las directrices y las prácticas han sido las mismas que ya habían impuesto el Comité Político y el Comité Central.

El PLD, aunque dividido en dos grandes sectores. Ha mantenido la conducta clientelar en la política. Y de los últimos 22 años lleva en su haber 18 de tres gobiernos de Leonel Fernández y dos de Danilo Medina.

La conducta política corporativa se ha afianzado y hace tiempo que el PLD dejo de ser un partido que se fundamentaba en principios, ética, transparencia, valores y sueños de libertad y de progreso verdadero para el país.

El enriquecimiento ilícito, la corrupción, la criminalidad, la inseguridad, la calidad de vida, el endeudamiento, un crecimiento que se sostiene en una burbuja de endeudamiento insostenible, y una degradación moral y cívica acompañada de los múltiples malos ejemplos de los líderes de dicho partido político.

Una sociedad que, aunque cómplice con el PLD de todos estos atropellos, también ha mostrado se ha cansado de estos estilos fallidos y de la falsedad de los dirigentes de dicha agrupación política.

La juventud dominicana sueña con poder irse del país. La gente de buena voluntad si pudiera migrara a cualquier parte del mundo, gracias al derrotero por el que ha llevado a la sociedad y economía dominicana el Partido de la Liberación Dominicana.

Al parecer el PLD ha sido un gran fiasco para la República Dominicana. Ha demostrado ser en la práctica el Real Camino Malo.

Comparte esta noticia con tus contactos.