Ley laboral

Por: Rafael Ciprián

Los conceptos jurídicos pueden ser muy resbaladizos. Se parecen al pez Guabina. Por eso muchos abogados confunden uno con otro. Errar es humano. Lo importante es que se reconozca el desliz y se corrija.

Por ejemplo, muchos confunden el principio de irretroactividad de la ley con el principio de favorabilidad de la ley. Y hasta con el principio de la aplicación inmediata de la ley.

Son legiones los abogados que creen que en Derecho del Trabajo existe una excepción al principio de la irretroactividad de la ley. Y afirman que se manifiesta cuando la ley es favorable al trabajador. Este criterio es un error garrafal. No existe semejante excepción en la disciplina jurídica laboral. No hay efecto retroactivo de la ley en esta materia.

El artículo 110 de la Constitución consagra el principio de la irretroactividad de la ley. Dice: “La ley sólo dispone y se aplica para lo porvenir. No tiene efecto retroactivo sino cuando sea favorable al que esté subjúdice o cumpliendo condena. En ningún caso los poderes públicos o la ley podrán afectar o alterar la seguridad jurídica derivada de situaciones establecidas conforme a una legislación anterior.”

En efecto, la Carta Magna permite sólo dos excepciones al principio de irretroactividad de la ley. Son: “…cuando sea favorable al que esté subjúdice o cumpliendo condena”. Nada más. No habla del trabajador. Por tanto, no existe esa excepción para él.
Y si la Ley Sustantiva no presenta otra excepción, nadie puede crearla.

En el derecho laboral no existe una excepción a la regla de irretroactividad de la ley. La Constitución no la consagró. Y no hay ley que la cree. Y si existiera una ley que diga que en materia laboral hay efecto retroactivo de la ley “cuando es favorable al trabajador”, esa ley sería “nula de pleno derecho”, en virtud del artículo 6 del Pacto Político. Se le impondría a esa norma el principio de la supremacía de la Constitución.

Sabemos que ese error conceptual se debe a que confunden el principio de irretroactividad de la ley con el principio de favorabilidad de la ley en materia laboral. Y con el principio de aplicación inmediata de la ley. Recordemos que el derecho laboral es proteccionista del trabajador, y sus derechos adquiridos. La ley solamente tiene aplicación inmediata en materia laboral. Jamás retroactiva.

En virtud del principio de favorabilidad, contemplado en los artículos 74.4 de la Constitución, 7.5 de la Ley 137-11, Orgánica del Tribunal Constitucional y de los Procedimientos Constitucionales y el Principio Fundamental VIII del Código de Trabajo, se aplicarán y se interpretarán la ley y el contrato de trabajo de la manera más favorable al trabajador. Pero eso no es retroactividad de la ley laboral. Jamás lo es.