LA TRAMA FINAL: ¿EL AUTOGOLPE?

Por: José Lois Malkun

Las matemáticas no se equivocan y menos cuando las variables están definidas. Danilo Medina advirtió hace aproximadamente un mes que el PLD era el seguro ganador de las elecciones de mayo próximo.

Mi artículo del 10 de febrero en Acento, titulado SIGO DESCONFIANDO DEL VOTO AUTOMATIZADO Y AHORA MAS, reflejaba simplemente lo que voy a explicar más adelante.

Dos semanas atrás de las elecciones municipales, las encuestas que hacía el propio PLD no cuadraban porque mostraban al PRM ganando en la mayoría de las provincias y con la mayoría de los votos. La oposición también lo sabía.

Pero ese resultado era mortal para las elecciones de mayo porque afianzaría la ventaja de Luis Abinader sobre Gonzalo Castillo llevándola a un nivel inalcanzable donde todo podría definirse en la primare vuelta.

¿Qué hacer para evitar esa catástrofe que pondría en ridículo las promesas del presidente y amenazaría la permanencia en el poder del PLD?

No podían repetir lo de octubre del 2019 en las primarias internas donde le quitaron el triunfo a Leonel Fernández mediante el truco del algoritmo. Ahora se demuestra con más claridad que Gonzalo Castillo no ganó esas primarias limpiamente.

Meter un nuevo algoritmo donde estaban en juego miles candidaturas, era imposible.

Así que el partido de gobierno se jugó el todo por el todo y un día antes de las elecciones un grupo de terroristas informático se infiltraron en el software de las terminales del sistema sin autorización de la JCE ni de los partidos, para causar daños que producirían el caos una vez iniciada la votación.

Y así fue. En miles de mesas, la votación se tuvo que suspenderse porque el sistema estaba fallando, logrando con ello su primer objetivo: Anular las elecciones primarias 4 horas después de haberse iniciado.

Nadie que no sea gente con mucho poder político podría cometer este acto de terrorismo electoral. NADIE.

Todos los líderes opositores expresaron su consternación y disgusto, responsabilizando a la JCE del fracaso, inclusive el PLD en boca del cínico y mentiroso Temístocles Montás, que en su desfachatez acusó a Luis Abinader de presionar a la Junta para suspender la votación.

Este señor tuvo la osadía de declarar que el PLD sabe lo que sucede en todas las mesas electorales cada vez que se emite un voto lo que lo convierte en un convicto, en un delincuente por poseer información clasificada que ni a la JCE le está permitido. Temo es el fanfarrón más grande que ha dado este país.

El Comité Político del PLD mostró hasta dónde puede llegar la desvergüenza e insensatez de un partido que por su ambición de poder ha puesto la gobernabilidad del país en peligro.

Veamos los próximos pasos de la trama. El PLD buscará por todos los medios que las elecciones no se realicen en los próximos 30 días como manda la constitución en casos como estos.

Dirán que el gobierno no tiene dinero y que primero hay que encontrar a los terroristas del fraude lo que será obviamente imposible porque ellos mismos lo han patrocinado.

Con el tiempo arriba, la JCE se verá obligada, junto a los partidos, a someter una reforma constitucional para unificar las dos elecciones. Las presidenciales con las municipales.

¿Pero en un congreso controlado por el PLD pasará esa reforma en apenas un mes o mes y medio?

Aquí viene la última parte de la trama macabra.

Si las encuestas muestran una ventaja de Luis Abinader sobre Gonzalo Castillo que supera los 10 puntos cuando falta menos de un mes para las elecciones, se producirá otra crisis a nivel congresional donde el PLD condicionará la reforma constitucional a la rehabilitación de Danilo Medina para que pueda volver a ser candidato.

De no lograrse esa aprobación condicionada y a todas luces perversa, las elecciones de mayo quedan prácticamente en el limbo y es el momento para que el presidente Medina le anuncie al país que las elecciones se posponen hasta el 2022. El autogolpe.

Dos años es el tiempo necesario para que el PLD saque a Gonzalo de juego y prepare otro candidato que le asegure un triunfo electoral en condiciones más favorables. La trama queda así completada con éxito.

Medina se queda en el poder. La cúpula militar lo apoyará y parte del empresariado también. Militarizaran las calles y el PLD movilizará a todos sus partidarios para neutralizar los conatos de incendio que puedan producirse en algunas zonas del país con saldos de varios muertos y heridos.

Mientras tanto la oposición maniatada y acusada de promover los disturbios que alteran la paz pública ve como única salida reclamarle a la ONU, a la OEA, a Estados Unidos y hasta Donald Trump en persona que impida ese autogolpe, pero todo será inútil. Así nace otra Venezuela en el continente.

Dios me ayude a equivocarme y que digan después que estaba alucinando.

Comparte esta noticia con tus contactos.