La independencia del juez, una fábula

Por: Ángel Lockward

El título de este artículo es igual al que lleva una obra de Francisco Sosa Wagner, que tengo en mi mesa de noche pendiente de leer.

La Filosofía del Derecho nos lleva a la búsqueda de condiciones morales, lógicas e históricas que hacen posible el Derecho como el conjunto de normas que regulan la vida de una sociedad, como expresión de un sistema político. Así las cosas, la justicia que se imparte a través de esas normas es un ideal que los jueces administran basados en las reglas que dispone quien tiene el poder político de imponerlas. Por eso, debiendo ser justas, no siempre lo son.

Igualmente, la justicia que debe atender eficazmente a la ciudadanía a través de un juez imparcial es una ilusión, incluso cuando se logra un juez preparado y honesto, porque éste, aun cuando al presidir la barra se parece a Dios y como tal se comporta, es un simple ser humano e igual que todos, tiene ilusiones, ambiciones, sueños, necesidades, temores, simpatías y antipatías que se quedan con él cuando se retira a deliberar. Por eso debe ser controlado a través de la motivación de sus decisiones y, eventualmente, sancionado.

Recientemente, el TSE, con el voto de tres jueces, se declaró incompetente en un Amparo indeclinable; previamente el presidente del Senado, miembro del CNM que los designó, los amenazó con un juicio político: El valor es una prenda moral, no una obligación.

Esta semana, la segunda Sala del TSA conociendo, obligada el mismo caso, convencida como todos los dominicanos de que la Resolución 08-2019 de la JCE es una barbaridad indefendible que viola el derecho a elegir de manera libre de 3.0 millones de dominicanos, incluidos los jueces de esa Sala, se va por declararlo inadmisible por existir otra vía en violación a todos los precedentes del TC los cuales indican que, la otra vía, debe ser igualmente eficaz.

Ya el calendario electoral está en ejecución, los candidatos al Congreso Nacional, conforme a la Ley, se registraron para la precampaña con la Norma establecida en la Resolución No. 08-2019, cuestionada ¿Puede con sentido lógico un tribunal negarse a proteger el derecho fundamental vulnerado enviando a una Acción Directa en el TC cuya decisión tarda años? Eso es Justicia denegada que en toda democracia es una falta gravísima.

El pasado presidente del TSA, quien hizo una excelente labor, pasó a la SCJ, su puesto está vacante en espera de designación definitiva y, ello dejara espacio a la titularidad de algunas salas ¿Como simples seres humanos, con la nueva composición de la SCJ y del CPJ, cree usted que van a decidir cuestiones políticas, aunque claras, tan sensibles? No, porque, aunque actúan en nombre de la Ciudadanía, lo hacen a la sombra del poder que los premia o castiga, no por la justicia de sus decisiones sino por el interés de los titulares de los poderes públicos.

Ahora bien, ese no es el colmo, espérenlo. La Tercera Sala esta apoderada de un Amparo parecido, pero muy distinto pues no se juzga la Resolución No. 08-2019 que puede ser conocida por el TC, sino una Amenaza que no puede ser planteada sino al Juez de Amparo: Esperemos para ver si Cantinflas sigue vivo, la presentación de la obra es el 16 de julio.

Las cuestiones más importantes de la Justicia Constitucional y Electoral han sido decididas por el TC y por el TSA, años después de culminados los procesos en que fueron invocadas las violaciones a las normas y a los derechos: Eso es denegar justicia; y, si para muestra basta un botón, hace dos semanas recibí la notificación de la sentencia que conoció la distribución de diputados mediante resolución en el año 2015 para las elecciones del 2016 … cinco años después, fallaron, carencia de objeto y sin embargo, es denegación.

Comparte esta noticia con tus contactos.