Empoderamiento social y político de la mujer dominicana

Por: Pedro René Almonte

Imposible hubiese sido la construcción del mundo que conocemos en la actualidad, sin la participación activa y pasiva (impuesta) de la mujer. Nadie puede imaginarse un mundo sin mujeres y la República Dominicana no es ni mucho menos la excepción. Todo proyecto exitoso: individual, colectivo, nacional o global ha tenido, tiene y tendrá al menos una mujer detrás, al lado, encima o delante… ¡nunca debajo!

La mujer desde el principio de la humanidad, estuvo relegada a un plano de poca participación en el escenario donde se tomaban las decisiones que provocaban alguna revolución; por aquello de que el hombre provee y la mujer cuida la cría (cuando vivíamos en una cueva). Todavía existen países donde la mujer continúa relegada a un plano de poca visibilidad social, donde ni siquiera pueden conducir un vehículo. En mis años por España, cuando me sentaba a hablar con don Pencho (DEP), este me comentaba que en años atrás y tampoco muy lejanos, allí una mujer ni siquiera podía abrir una cuenta de ahorros en un banco si su esposo no lo autorizaba… ¡Cuántas cosas han cambiado chico!

Sin embargo, la mujer ha logrado derribar los obstáculos que por tantos años el mundo “machista” le puso en el camino. Echando un poco la vista atrás, aunque fueron casos excepcionales, siempre estuvo ahí una Marie Curie para un Albert Einstein; una Margaret Thatcher para un Ronald Reagan; y para aterrizar un poco en el patio; estuvieron unas hermanas Mirabal para un Rafael Leónidas Trujillo.

Por lo tanto, no es posible encumbrar a la cima del éxito un proyecto, una nación o sea lo que sea, sin la participación de la mujer. En lo social, la mujer dominicana está dando pasos de gigante, muchas veces superando al hombre; yo como docente universitario, lo veo a diario, cómo las universidades están llenas de mujeres, inclusive carreras como la ingeniería civil, que en antaño era un campo casi exclusivo para hombres; y qué decir cuando vas a un supermercado o a una entidad bancaria. En el mundo “machista” que se diseñó en el principio, todavía les cuesta a algunos trogloditas, asimilar que fueron superados por su compañera en lo social y en lo económico. Un mensaje para los “machos” es que vayan a terapia porque el mundo cambió, y la mujer todavía no ha alcanzado el nivel para el que se está preparando. ¡Cuántas cosas han cambiado chico!

En otro orden, si nos vamos a las cifras y datos estadísticos del padrón electoral de 2016 (último proceso electoral) nos encontramos que de un total de inscritos hábiles para votar (6, 795,073), el 50.84% eran mujeres (3, 439,322); lo que quiere decir que la mayoría son mujeres y por supuesto son determinantes en cualquier proceso electoral; ningún aspirante presidencial logrará su objetivo sino tiene esa franja de la población de su lado.  El mundo en que vivimos cambia diariamente y nuestra isla compartida no se aleja a esa realidad; el pasado 8 de marzo (el 8M) en España se realizó una “huelga” de la población femenina que ha obligado a los partidos políticos a replantearse con urgencia sus programas electorales; ¡porque fuerza sí tienen las mujeres!, pero son tímidas para demostrarla, aunque ya no es tanto así. Estoy más que convencido de que el mundo sería algo mejor si nos gobiernan las mujeres ; sólo hay que ir a un hogar en RD para saber quien administra la familia (la empresa de mayor beneficio) y qué decir de las mujeres que son padre y madre y sacan  sus hijos adelante ; según los datos de la Oficina Nacional de Estadística (ONE) , el 33% de los hogares en RD están encabezados por una mujer y de este porciento sólo el 6% está casada, ¡imagínese usted!… son heroínas las mujeres dominicanas. ¡Cuántas cosas han cambiado chico!

Cuando la mujer dominicana sea menos “machista” y se decida a apoyar un proyecto feminista, pueden ir recogiendo porque hasta ahí llegó la fiesta del “Dominican Macho Man”.  Algún día llegará el verano…