Clases virtuales aumentan en España

España. – El número de alumnos que estudian sin ir a clase no para de aumentar. La firma de investigación de mercado Global Industry Analysts calcula que en 2025 el e-learning alcanzará los 325.000 millones de dólares, lo que supone triplicar los datos de 2015. Por ello no es de extrañar que cada vez más escuelas de negocios ofrezcan programas online y que, a su vez, se esfuercen por avanzar en sus metodologías educativas. Una de las últimas que se apuntará a este grupo será el IESE y lo hará esta primavera con una serie de programas cortos enfocados en áreas de interés actual. Y se sumará con un aula virtual que permitirá la conexión de hasta 80 participantes de forma simultánea.

Las tendencias formativas giran en torno a las últimas tecnologías y buscan, además de atraer al mayor número de alumnos, que estos tengan el mismo nivel formativo que los que estudian de manera presencial. Desde que en 1994 naciera la Universitat Oberta de Catalunya y con ella diera comienzo la formación onlineen España, este modelo de educación ha evolucionado. Las herramientas básicas que todas utilizan se integran dentro de los campus virtuales de cada centro y se basan en espacios de debate, bibliotecas con recursos digitales, herramientas para poder realizar videoconferencias y espacios colaborativos donde trabajar en grupo.

Una de las tendencias que están más en auge es el microlearning. Pequeñas píldoras informativas, generalmente en formato vídeo, que, entre otros objetivos, tienden a examinar de manera muy rápida si los alumnos han captado conceptos que el profesor pretende que queden muy claros. «En nuestro caso, utilizamos una aplicación móvil en la que, sin aviso, preguntamos a nuestros alumnos cómo realizarían una determinada práctica o si recuerdan un determinado concepto», explica Anna Iñesta, directora de innovación educativa de ESADE.