Ver Más Opiniones

Aborto legal en la tierra del Papa Francisco

Por Luis Manuel de Peña

Santo Domingo. -Los latinoamericanos son conocidos por su religiosidad: católicos o cristianos. No es de extrañar que en Argentina sean muy creyente; lo mismo ocurre en República Dominicana, otros países de la región y del mundo. Además de la religión, la familia ocupa el cetro principal porque asegura la permanencia de la genética a través de la sucesión.

Lo cierto es que la población mundial va en aumento constante, al pasar en 1990 de 5,300 millones a más de 7,600 millones en 2020 y para el 2030 se espera que supere los 8,500 millones. Es posible que el debate de legalizar el aborto a nivel global por los políticos, gobiernos, organizaciones, líderes religiosos y no religiosos, esté relacionado con ese crecimiento sin precedente; mientras aumenta la demanda de viviendas, alimentos, educación, empleos, medicinas,… cada día es mayor; y los recursos naturales del planeta se agotan.

El aborto ha llegado para quedarse y choca de frente con la fe, en especial con la iglesia Católica, centro del poder por más de cuatro siglos en el continente Americano. Y la mujer ocupa el eje en este escenario.

La mujer ha venido ganando espacio. Ella ha luchado por sus derechos, por su libertad y la igualdad frente a los hombres; además ha exigido por décadas que su vientre no sea objeto de leyes severas en contra de su voluntad, y que al quedar embarazada pueda abortar si así lo desea, sin que tenga que verse envuelta en un proceso penal por haber impedido el nacimiento de una nueva vida.

En América Latina, según el periódico digital: BBC News Mundo, el aborto se divide en tres grupos: legal, restringido y prohibido; 1) Legal en  Guyana, Cuba, Uruguay, Guyana francesa, Puerto Rico y Argentina; 2) Restringido en Paraguay, Venezuela, Guatemala, Perú, Costa Rica, Ecuador, Chile, Colombia, Brasil, Bolivia, Chile y México; Y 3) Prohibido en Haití, El Salvador, Honduras, Nicaragua y República Dominicana. Lo cierto es que el debate del aborto se encuentra bien dividido.

Resulta que en la República Dominicana con la Ley Núm. 550-14 se intentó legalizar el aborto con las tres causales, pero esta norma fue eliminada del sistema, al ser declarada inconstitucional por el Tribunal Constitucional. Por lo que, el aborto es penalizado. En la actualidad, el tema se debate en el Congreso Nacional y cuenta con el apoyo del Jefe de Estado y de Gobierno, Luis Abinader; a pesar de que la iglesia Católica y otros sectores se han pronunciado en contra.

Finalmente, en Argentina que es la tierra del Papa Francisco, en plena madrugada del miércoles 30 de diciembre de 2020 el Senado aprobó el aborto legal, seguro y gratuito, convirtiéndose en la Nación número seis (6) de América en decir «SÍ», uniéndose a los países aceptan el aborto, a favor de los derechos de la mujer. Pero, ¿qué pasará con la gestación de los millones de vidas inocentes? ¿Qué se pretende alcanzar con este experimento global? Una solución definitiva para la reducción de la población: nada que ver con derechos humanos.

Comente este artículo

Botón volver arriba