Reclusos comen ratas para no morirse de hambre en las cárceles de Venezuela

Venezuela. – Un grupo de reclusos venezolanos de la cárcel de Vista Hermosa, en el estado Bolívar, ha tenido que recurrir a comer ratas y palomas para no morirse de hambre ante la falta de alimentos en el centro penitenciario, debido a la crisis por la que atraviesa el país.

Alejandro Manuel Mago Coraspe, de 41 años, tuvo que ser trasladado a principios de esta semana a un hospital cercano aparentemente por una intoxicación, tras haber comido ratas que encontró muertas en el basurero de la cárcel.

“Las cocinamos, pero quedaron como crudas. Así mismo las comimos. Yo creo que estaban envenenadas y por eso me cayeron mal. Las otras que me he comido las he matado yo”, le dijo a la ONG Una ventana por la libertad.

El hombre reconoció que no es la primera vez que consume este tipo de roedor, que él mismo los mata y que lo hace por “necesidad y hambre”. Sin embargo, dijo que las que se comió ese lunes no las mató él sino las agarró ya muertas del contenedor de basura de la cárcel de Vista Hermosa.

 

 

 

Comparte esta noticia con tus contactos.