Quirinito y La Soga: dos películas de un mismo Festival…

 

Por: Luis Eduardo Montero

Pedro Alejandro Castillo Paniagua (Quirinito) y Fernando de los Santos (La Soga) son los dos magistrales actores utilizados por las autoridades dominicanas para seguir burlando a la noble sociedad dominicana.

Estas dos personas son protagonistas de un festival de películas dignas de una nominación al Oscar, teniendo como directores a los ridículos y payasos miembros de la Justicia Dominicana y la Policía Nacional.

Los hechos que rodean estas dos oscarizadas cintas de cine ponen en evidencia el nivel de putrefacción que embarga a todo el sistema judicial dominicano, como también a toda la Policía Nacional, institución a la cual el pueblo dominicano no le tiene ni una «coma» de confianza; decir el por qué sería redundar.

Quirinito y La Soga son dos confesos delincuentes que ganaron fama por sus actos delictivos y además por las tramas de encubrimiento protagonizadas por las autoridades dominicanas, lo cual les benefició para seguir en libertad o desaparecer por arte de magia.

Por ejemplo, en primer término tenemos al famoso Quirinito, sobrino del ex narcotraficante Quirinito Ernesto Paulino Castillo. En 2009 “Quirinito” fue investigado por dos casos: el asesinato del español Gustavo Adolfo Cervantes (Waikikí) y por el secuestro del empleado privado Víctor Manuel Mella, por lo cual se le dictó tres meses de prisión preventiva, y en 2010 se le condena a 30 años de reclusión.

En este año 2017 comenzó a rodarse su película, la cual consistió en «enfermarlo», «internarlo» y posteriormente «matarlo», métodos que sirvieron para facilitar su libertad, y hoy en día nadie sabe dónde está, claro a excepción de las autoridades que son cómplices de la trama.

El otro actor es «La Soga», el famoso sicario del escuadrón policial que mataba por encargo (alrededor de 30 asesinatos) y se paseaba libremente en Santiago y otras zonas del país desde el año 2011.

La Policía fingió estar buscándolo durante 6 años, afirmando desconocer su paradero y prometiendo año tras año su captura, y el tipo caminando campantemente por las calles dominicanas.

¿Qué les parece todo esto? A mi particularmente me parece asqueroso, inaceptable e imperdonable.

Comparte esta noticia con tus contactos.

Los comentarios están cerrados.