Luis Abinader enseña músculo y se convierte en el héroe de la “No Reelección”

Por: Pedro Morales

Algunos sectores de la sociedad dominicana quisieron presentar a Luis Abinader como villano, cuando empezó a accionar con diferentes estrategias en contra del cambio de la constitución que llevaba consigo la reelección del actual presidente de la República Danilo Medina. Entre otras cosas se le dijo que esa era una guerra interna entre dos sectores del Partido de la Liberación Dominicana y que él no debía inmiscuirse.

Esa acusación podría ser cierta salvo por una razón, que para que la reelección pasará era necesario los votos a favor de actuales legisladores del PRM, alguno de ellos pertenecientes a su corriente, a buen entendedor pocas palabras bastan, si la reelección hubiera pasado con la anuencia de diputados y senadores del Partido Revolucionario Moderno, hubiera sido muy negativo para las aspiraciones de este partido a subir al poder en las elecciones del año 2020.

Luis Abinader junto con sus asesores más cercanos tomó varias decisiones para dar inicio a una estrategia quizás para muchos muy arriesgada pero que a la postre de los resultados fue muy acertada. Sin lugar a dudas para contrarrestar la oferta económica que se rumoreaba en los pasillos del senado había que tomar decisiones firmes y arriesgadas.

Entre las decisiones que se tomaron fueron un mayor acercamiento a los legisladores del PRM con reuniones en grupo y personales prácticamente a diario, en pura lógica y aunque en principio no era algo que estuviera previsto la situación obligaba y ameritaba que los legisladores obtuvieran el premio de las reservas de su candidatura sin tener que pasar por las primarias internas.

A mi entender hubo dos acciones que fueron determinantes para que los legisladores perremeistas se mantuvieran firme en el lineamiento de Luis Abinader y del propio partido, el advertirles que si ellos optaban por venderse su imagen y su honorabilidad iba a quedar muy deteriorada y marcada para la historia, lo que iba no solo afectarlos a ellos sino a sus familias, un lastre de falta de honorabilidad y traición que sería la herencia que dejarían a sus descendientes. La segunda acción determinante fue la marcha organizada por el propio Luis Abinader que si estudiamos su discurso con detenimiento podemos ver que el principal objetivo era mostrar el apoyo a esos legisladores que se mantenían firmes y que no estaban dispuestos a vender su conciencia ni su honorabilidad.

Todas estas acciones mantuvieron a los legisladores perremeistas del lado de la “No Reelección” provocando que el danilismo no tuviera los votos suficientes para provocar el cambio de la constitución y que terminó con el discurso de Danilo Medina afirmando que el no iba a ser candidato cara a las elecciones del año 2020.

Con todo ello, en estos momentos la elección de un candidato dentro del Partido de la Liberación Dominicana ya queda como algo totalmente interno, que se van a escenificar muchas batallas pero en un escenario totalmente morado y no como estaba ocurriendo hasta ahora, que la modificación de la constitución se había convertido en un problema social de índole nacional y que hasta el departamento de estado norteamericano intervino con un mensaje y una llamada al Palacio Nacional de la República Dominicana.

Luis Abinader sacó su musculo a la calle y demostró su fuerza electoral actual, provocó que la elección de un candidato en el PLD dejara de ser un problema nacional con repercusiones internacionales, afianzo su liderazgo dentro del PRM, consagró a los legisladores del PRM con alto grado de honorabilidad e incorruptibles ante la sociedad, por todo ello podemos afirmar que Luis Abinader fue el héroe de la “No Reelección” y lo convierte en el principal candidato de la oposición y el único capaz de impedir el continuismo del Partido de la Liberación Dominicana que sin lugar a dudas consagra la imagen de la corrupción política.

 

Comparte esta noticia con tus contactos.