Leonel Fernández llama ingreido a Danilo y sus funcionarios peledeistas; asegura los sacará del Palacio Nacional en el 20

Santo Domingo. – El líder y presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Leonel Fernández, tomó su decisión de despedirse de su partido y anunció la formación de la agrupación política La Fuerza del Pueblo (LFP).

Tras hacer un recuento de sus inicios en el ámbito político partidista, y relatar aspectos sobre lo ocurrido en el fraude electoral en las primarias del paso 6 de octubre, dijo:

Con esa fuerza le haremos saber a los engreídos de Palacio, que no se saldrán con la suya, que al pueblo se le respeta.

Y que se preparen para escuchar por todos los confines del territorio la consigna de que para el 20.

E’Pa fuera que van

“Pueblo dominicano, nada de lo que acabamos de narrar ha debido ocurrir… Si ha tenido lugar ha sido por la imprudencia, la tozudez y la creencia de que el poder no tiene límites, de que el poder es para usarse, de que se hace lo que conviene y de que el poder no se desafía. Pero allá en el fondo emerge una vez más como factor oculto la obstinación por hacer realidad lo que resulta imposible”.

En ese contexto que el gobierno se ha convertido en un ente rencoroso y vengativo, es un gobierno que acosa, que silencia las voces que se le oponen, que presiona y que no se sonroja para atropellar.

El equilibrio partidista en el PLD se resquebrajó. La facción grupal, ahora en forma de categoría de Estado, se instaló en el Comité Político, a través de la creación de un cenáculo, que, para un partido de vanguardia, recibió un nombre extraño e inapropiado, la OTAN.

Ahí se ha creado una oligarquía de hierro, completamente desconectada de las estructuras del partido, que se reúne siempre con anticipación para llevar sus propuestas previamente acordadas al máximo organismo de dirección política.

Esa oligarquía de hierro opera en forma de una casta, no tiene visión de partido, en el sentido de ser una organización que integra y representa a todos sus miembros, se comporta en forma autoritaria. Aún en condiciones de absurdos e irracionalidad, actúa solo interesada en la defensa de sus intereses grupales.

Su noción de lealtad es bastante singular, <Responde al poder de un decreto presidencial>. El predominio de ese estilo de conducta en los más altos niveles de dirección del partido me ha hecho comprender que:

Sencillamente el PLD de Juan Bosch, ya no existe, la estrella se ha eclipsado.

Las bases del Partido de la Liberación Dominicana, siempre estarán en mi corazón, en mis desvelos y consideración. De ahí provengo, ahí están mis orígenes políticos, por tanto, las conozco en su capacidad de sacrificio, de dedicación y de su amor al pueblo. Donde quiera que me encuentre esas bases del PLD recibirán siempre mi apoyo, respeto y gratitud

A lo largo de 46 años es largo el recorrido que he realizado dentro de las filas del Partido de la Liberación Dominicana. He sido un hombre afortunado, he aprendido, he luchado y me he confundido con el pueblo, para ser parte de su historia. En la memoria quedaran amigos, compañeros y talvez muchas anécdotas que contar.

Ahora, con mucho pesar ha llegado la hora de partir, sobre la marcha, talvez sin advertirlo a tiempo nos diferenciamos.

Hay quienes no podemos vivir en medio de la mentira, el engaño, la manipulación, la doblez, el irrespeto, la petulancia el incumplimiento de la palabra empeñada, la simulación, la hipocresía y la desfachatez.

Después de haber vivido los 46 años más fructífero de mi vida, de considerarme un humilde discípulo de la escuela de pensamiento de Juan Bosch, presento de manera irrevocable formal renuncia a mi condición de presidente y miembro del Partido de la Liberación Dominicana.

Ahora, guiado por el espíritu divino me esperan otros caminos por transitar. En principio la creación de un nuevo proyecto político, “La Fuerza del Pueblo”, que procurará conquistar por fuera lo que desde adentro nos fuera usurpado. La esperanza del pueblo dominicano por siempre construir un mejor futuro.

“La Fuerza del Pueblo”, será un proyecto de unidad nacional, que va más allá de unas siglas para representar los anhelos de las grandes mayorías, será un proyecto profundamente democrático, que apueste por el cumplimiento de las reglas de juego, la transparencia y la participación dinámica de todos los sectores de la sociedad.

Será, además, un proyecto renovador, en las formas y en el fondo. Un proyecto cercano y humano. En fin, un proyecto de futuro, integrado por hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, capaces de volver la confianza y la esperanza del pueblo dominicano en sus instituciones.

En lo inmediato con el apoyo recibido en las primarias abiertas el pasado 6 de octubre, continuaremos sumando a distintos sectores de la sociedad dominicana, deseosos de formar parte de una nueva organización política que abre sus puertas a la participación democrática.

Estableceremos alianzas con otras organizaciones políticas, con la sociedad civil, con núcleos profesionales, con líderes sindicales y sociales, y de esa manera crearemos una fuerza de oposición tan potente que en poco tiempo contribuirá a reconfigurar el escenario político nacional. Con esa fuerza le haremos saber a los engreídos de Palacio, que no se saldrán con la suya, que al pueblo se le respeta.

Y que se preparen para escuchar por todos los confines del territorio la consigna de que para el 20.

E’Pa fuera que van

Fernández, habló al país por espacio de 35 minutos 55 segundos, a través de una cadena de radio y televisión, que inició a las 9:00 de la noche, trasmitido desde Telemicro, Canal 5, como emisora matriz.

 

Comparte esta noticia con tus contactos.