La lectura: el hábito que enriquece el intelecto de los niños

Santo Domingo. – Es frecuente escuchar en algunas personas la frase: “los jóvenes no leen”, lo que se ha convertido en una situación preocupante para los educadores, quienes asocian este desinterés a la falta de hábito durante la infancia; para ellos, es imprescindible fomentar el amor por la lectura durante la niñez, una tarea que a veces resulta difícil para los padres, debido a que a los pequeños el pasatiempo tecnológico les atrae más. Es recomendable que los adultos sean conscientes de los beneficios que proporcionará la lectura al futuro de los infantes.

Para la escritora y directora de la Biblioteca Infantil y Juvenil República Dominicana (BIJRD), Dulce Elvira de los Santos, la lectura permite al niño ampliar la visión del mundo y acceder a la cultura, ya que es la base principal de la educación, y una vía para acceder al conocimiento.

De los Santos destaca que para desarrollar el hábito de lectura en los niños existen diversas maneras, donde la más importante es que los educadores, a la hora de orientar a los más pequeños, le pongan entusiasmo y pasión.

Cuando un niño lee un libro lo ayuda a estimular su imaginación y su creatividad, haciendo que sienta más interés por lo que le rodea y aumente su cultura. Asimismo, el hecho de que diariamente lea unas páginas de un libro o un cuento adecuado para su edad, hará que mejore su vocabulario, aprendiendo nuevas palabras y desarrollando su agilidad mental, explica.

“Los niños son curiosos y tienen deseos de aprender. Se dejan llevar por el juego, la magia y la imaginación. Todos estos elementos pueden usarse para que ame leer y se divierta leyendo”, dice De los Santos.

La escritora aconseja a los padres tener libros con ilustraciones a todo color para atraerlos; además, también los invita a leer para que los niños imiten esta acción.

A los más pequeños, recomienda leerles las historias en voz alta mientras se juega dramatizando los textos. “Lo cierto es que un cuento puede convertirse en una lectura interactiva si el padre, por ejemplo, utiliza diferentes utensilios para simular las pisadas del gigante, puede hacer diferentes voces para cada uno de los personajes, y utilizar sonidos para ejemplificar las situaciones que se presenten en el cuento”, expresa.

De los Santos sugiere tener en el hogar una maleta para colocar objetos que sirvan para dinamizar la escena cuando los padres decidan contar historias o recitar poesías a sus hijos. De esta manera, asegura que cada vez que el niño vea la maleta sabrá que se acerca un momento divertido, y eso no lo olvidará jamás. “Cuando tengan un nuevo libro, es necesario que los adultos se muestren emocionados y le digan al niño que tienen ganas de saber de qué trata la historia”.

Igualmente, la escrcitora señala que es importante que los adultos lleven a los niños a la Biblioteca Infantil y Juvenil y a la realización de Ferias del Libro, ya que son lugares que lo incentivarán a elegir lo que quieren leer.

 

Comparte esta noticia con tus contactos.