Gripe o catarro, ¿por qué es importante saber diferenciarlos?

Ya está aquí la tan temida gripe. Con la llegada del invierno, además, aparecen otros virus menos dañinos, como los del resfraido común, que a menudo comparten síntomas con la gripe. Saber diferenciarlos es más importante de lo que parece, porque, en determinadas personas, las complicaciones de la gripe pueden llegar a ser fatales.

Mientras que en el resfriado común, las complicaciones son menos frecuentes y la duración global de los síntomas suele ser menor, de 3 a 5 días, dependiendo de los caso, en la gripe puede ser muy grave en los niños y en las personas mayores, además de en aquellos pacientes que son de alto riesgo por tener enfermedades como diabetes y asma.

Por ello, distinguir la gripe del resfriado común permite manejar de una forma más efectiva los pacientes con mayor riesgo.

La gripe es una enfermedad respiratoria aguda causada por el virus de la influenza. Es diferente del resfriado o del catarro común, ya que mientras los catarros suelen provocar mucosidad, tos y síntomas respiratorios leves, rara vez causan fiebre ni malestar general. En cambio, la gripe sí ocasiona una fiebre e intensas molestias físicas. Sus síntomas suelen tener un comienzo súbito y mantenerse entre una y dos semanas.

La gripe puede ser muy grave en los niños y en las personas mayores, además de en aquellos pacientes que son de alto riesgo por tener enfermedades como diabetes y asma

Al contrario que el resfriado común, la gripe es muy contagiosa, se transmite de persona a persona a través de las secreciones que los afectados expulsan al hablar, toser o estornudar, de forma indirecta a través de las manos y también, a veces, a través de objetos que hayan estado en contacto con las secreciones. Se sabe que cada persona con gripe es capaz de contagiar a entre 1 y 2 personas, normalmente a aquellos con un contacto más estrecho como familiares o compañeros de trabajo.

Además, el virus no es el mismo cada temporada, por eso la varibilidad de la eficicia de la vacuna.Este año el virus irculante predominante es el A(H1N1)pdm09c.

Y, por eso, la mejor forma de prevenir la gripe es con la vacuna

¿Y el resfriado?

Aunque mucho menos grave que una gripe, un catarro puede dejarnos ‘fuera de juego’ durante un par de días. Para prevenirlo, se aconseja tener una buena higiene como lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, evitando tocarse boca, ojos o nariz antes de hacerlo, tener cuidado si se comparte el teléfono o el teclado con varias personas, ventilar frecuentemente las habitaciones…

Se sabe que cada persona con gripe es capaz de contagiar a entre 1 y 2 personas, normalmente a aquellos con un contacto más estrecho como familiares o compañeros de trabajo

Y si a pesar de todas estas medidas de prevención se contrae la gripe o un catarro, existen medidas que harán que no nos compliquen demasiado la vida.

Es cierto que no hay cura para la gripe. Los antibióticos no sirven para tratar los virus aunque si existen unas medidas generales para combatir los síntomas de ambas enfermedades que podrían resumirse en beber suficiente cantidad de líquidos; hacer reposo y emplear un humidificador. Los analgésicos, antitusígenos o descongestionantes puede ayudar a aliviar aunque será su médico quien debe indicar cual es el más conveniente y las cantidades administradas.

Vacunación de la gripe

En el caso del resfriado común tampoco existe tratamiento farmacológico que cure o prevenga el resfriado porque puede estar causado por más de 200 virus que aprovechan el descenso de las temperaturas para transmitirse. Sin embargo, una vez que se han reconocido los síntomas se pueden seguir unas pautas como recurrir a fármacos que tratan y atenúan sus síntomas, como analgésicos o antiinflamatorios.

Los antibióticos no sirven para tratar los virus aunque si existen unas medidas generales para combatir los síntomas de ambas enfermedades que podrían resumirse en beber suficiente cantidad de líquidos; hacer reposo y emplear un humidificador

Los expertos acudir al médico solamente cuando los síntomas se agudicen o resulten más persistentes de lo normal: fiebre por encima de los 38 grados, dificultad respiratoria, o los síntomas superan los diez días de duración. Y sobre todo NO usar antibióticos. Es un error muy común cuando el enfermo se automedica. El catarro común está causado por virus, no por bacterias, y que por tanto el antibiótico no sirve para el tratamiento de esta patología.

Fuente: ABC Salud

Comparte esta noticia con tus contactos.