Francia ordena a Google negociar con la prensa una remuneración por sus contenidos

El pasado mes de abril la Autoridad de la Competencia de Francia instaba a Google a negociar con los editores de prensa un mecanismo para remunerarles por la publicación de sus noticias. Sin embargo, pasados seis meses ese acuerdo no ha llegado aún y ayer jueves la recomendación pasó a ser obligación ya que el Tribunal de Apelación de París confirmó ( PDF) la propuesta de Competencia. Así, rechazó la demanda del gigante de internet, que buscaba anular esta obligación, al considerar que es «proporcionada» dada la delicada situación del mercado de los medios de comunicación franceses.

La sentencia se ampara en una ley francesa que entró en vigor hace un año y que transponía una directiva europea de abril de 2019 sobre los derechos conexos, que prevén una remuneración por parte de las plataformas digitales a los medios de prensa por publicar sus contenidos, especialmente vídeos y fotos. Por tanto, la posición de la justicia francesa podría tener consecuencias también en otros países europeos aunque Francia será el primero que la aplique.

Lo que apela la justicia francesa es que, tras el análisis de la Autoridad de la Competencia, queda confirmado la gran dependencia que los editores de prensa tienen de Google para el tráfico de visitantes a sus páginas web, que se estima entre un 26% y un 90% en algunos casos. Pero Google se oponía a retribuir a la prensa por los contenidos que aparecen en los resultados de su motor de búsqueda a pesar de sus ingresos por publicidad en su web, lo que provocó un fuerte pulso en el sector de los medios.

La plataforma, al igual que otros gigantes como Facebook, mantiene difíciles relaciones con la prensa, que defiende que si la multinacional gana dinero por utilizar su contenido en su motor de búsqueda a través de la publicidad, debe remunerar a los medios que están aportando esa información.

Indemnización
Más allá, la justicia ha condenado a Google a pagar 20.000 euros a cada una de las tres partes que defendían sus intereses: el sindicato de Editores de la Prensa Magazine (SPEM), la Alianza de la Prensa de Información General (APIG) y la agencia de noticias AFP. Con el objetivo de no llegar a este punto, el gigante estadounidense aseguraba esta misma semana que las negociaciones con los editores franceses evolucionaban «positivamente».

El responsable de Google en Francia, Sébastien Missoffe, indicó en este sentido que su empresa quiere «apoyar el periodismo y asegurar que el mayor número posible de personas pueden seguir accediendo a contenidos de calidad». Estos avances también eran confirmados por el responsable de la negociación por parte de la APIG, Pierre Louette, que llegó a afirmar hace unos días que Google había aceptado el pago de una cantidad aún por determinar para las cabeceras de prensa, haciendo así realidad «los derechos conexos» de la directiva europea.

Comparte esta noticia con tus contactos.