El uso de WhatsApp y Facebook se dispara un 50% en países como España y se duplican las videollamadas

Estamos en una economía de guerra. En una situación en donde el tejido empresarial ha reorientado su producción para sacar adelante productos de primera necesidad. El brote de coronavirus Covid-19 ha paralizado el planeta al completo, pero los servicios mínimos, al margen de la alimentación, el transporte y la sanidad, también tienen a internet como aliado en esta batalla. ¿Quiénes están, sin embargo, ganando dinero? Empresas tecnológicas con servicios a internet y plataformas de “streaming» siguen a pleno rendimiento a pesar de haberse registrado una ralentización del 10% en la velocidad de internet. Se están usando cada vez más las redes sociales, pero sus negocios alrededor están sufriendo una importante desaceleración.

Twitter, conocida red de micromensajes, ha aumentado su audiencia en torno al 23% en las últimas semanas, pero ya amenaza tormenta financiera. No va a cumplir los objetivos previstos inicialmente para este trimestre ante la espantada de anunciantes, su corazón económico. En el mismo escenario se encuentra Facebook, dueño y señor de varios de los servicios digitales más importantes del mundo que está repeliendo el embate del coronavirus. Su uso ha crecido exponencialmente, la infraestructura está aguantando un “tute” increíble, pero su negocio va a caer estrepitosamente.

La multinacional estadounidense ha admitido en un comunicado que está experimentando un “crecimiento extremo” en las últimas semanas por culpa del confinamiento de millones de personas en varios mercados importantes como Europa. Pero la mayor parte del uso se concentra en la mensajería privada y las videollamadas, productos que la empresa no monetiza. La publicidad digital, su principal fuente de ingresos, está cayendo. Y, como resultado, el gigante de las redes sociales ha reconocido que su negocio está sufriendo al mismo tiempo que lucha por mantener sus herramientas de comunicación estables.

Las aplicaciones de mensajería Facebook, Instagram y WhatsApp en las áreas más afectadas del mundo como Italia y España ha aumentado en más del 50 por ciento en comparación con sus valores normales. Las videollamadas en Messenger y WhatsApp en esas mismas áreas se han duplicado en las dos últimas semanas. “El crecimiento del uso de Covid-19 no tiene precedentes en toda la industria, y estamos experimentando nuevos registros de uso casi todos los días», escriben los jefes de análisis Alex Schultz y de ingeniería Jay Parikh. «Mantener la estabilidad a lo largo de estos picos de uso es más desafiante de lo habitual ahora que la mayoría de nuestros empleados están trabajando desde casa», lamentan.

El principal problema es que los servicios de mensajería no se monetizan de igual manera como el “News Feed” o panel de actualizaciones de Facebook -similar en Instagram-. El gasto en publicidad digital se está disminuyendo en todos los ámbitos en los países que actualmente están bloqueados para detener la propagación de Covid-19. Y este escenario está “afectando negativamente” a Facebook como muchas otras empresas

«Gran parte del aumento del tráfico está generándose en nuestros servicios de mensajería, pero también hemos visto a más usuarios que utilizan nuestros productos de noticias y noticias para obtener actualizaciones de sus familiares y amigos», explican desde la empresa. “Al mismo tiempo, nuestro negocio se ve afectado negativamente como tantos otros en todo el mundo. No monetizamos muchos de los servicios donde vemos un mayor uso, y hemos visto un debilitamiento del negocio publicitario en países que han tomado medidas más agresivas para el coronavirus”, reconocen las mismas fuentes.

La mayor caída de venta de móviles de la historia
A las empresas tecnológicas que no cuentan con servicios digitales tan relevantes la factura es aún mayor. La demanda de teléfonos móviles se ha reducido drásticamente. Según un informe de la consultora Strategy Analytics, la venta global de “smartphones” ha registrado una caída de 38% en los mercados más importantes como Europa, Estados Unidos y, sobre todo, China, donde se originó el foco de coronavirus.

Los datos son preocupantes. Se ha pasado de los 99.2 millones de unidades vendidas en febrero de 2019 a 61.8 millones colocadas en este pasado mes de febrero, pero se espera que marzo, que aún no ha terminado, sufra una caída más acentuada. La demanda de dispositivos colapsó Asia arrastrando con ello a los envíos a otras regiones. “Algunas fábricas asiáticas no pudieron fabricar teléfonos inteligentes, mientras que muchos consumidores no pudieron o no quisieron visitar tiendas minoristas y comprar nuevos dispositivos”, reconoce Linda Sui, directora de Strategy Analytics.

Por marcas, Samsung y Apple han reducido sus ventas pero se han mantenido como primer y segundo fabricante. La sorpresa ha sido Xiaomi, que ha superado a Huawei por primera vez. El veto del gobierno de Trump y la pandemia de coronavirus ha condenado al gigante chino a perder la relevancia que había conquistado en los últimos meses.

Fuente: ABC Tecnología 

Comparte esta noticia con tus contactos.