El monstruo que hemos creado… Leonel y Luis en cita con la historia

Por: José Francisco Peña Guaba

Frustrada la mayoría de la población con el arma efectiva del voto acudimos en masa los Dominicanos a votar el 16 de mayo del 2004 por el PLD y su candidato Leonel Fernández, parecía que lo que habíamos preconizado en el 2000 se hacía realidad, la división y los errores garrafales del gobierno del PRD habían llevado a la desesperación a amplios sectores de la Nación que vieron en el partido del Profesor Bosch una nueva esperanza y muchos como yo apoyamos con vehemencia la vuelta al poder del PLD,  pero nunca pensamos lo que estábamos construyendo, solo atinamos a ver la experiencia anterior de una gestión bien valorada, la necesidad de retomar el rumbo de la estabilidad macroeconómica y sobre todo la tarea ciclópea  de reorganizar el Gobierno, nos hizo sumarnos a muchos en la inmensa tarea de cambiar la situación calamitosa en que el Gobierno 2000-2004 nos había metido.

El presidente Fernández con su proverbial estilo dialogante con todos los sectores de la nación en pro de enrumbar  el país por senderos de desarrollo, orden y progreso trabajaba sin descanso, pero a la vez que esto se hacía, un sinuoso Comité Político el de su partido, en ese entonces,  asumía cada día más Poder y control de todos los estamentos del Estado, ellos con audacia lograron cambiar su base de apoyo, de la clase media Profesional que siempre los había acompañado por los sectores populares más vulnerables, eso no solo les daba garantía de triunfo electoral, porque representaban muchísimo más electores, sino porque con programas sociales se fidelizaban, el todopoderoso CP cada día con más sed de poder creo toda una red de vínculos políticos-comunicacionales que no pocos ayudamos a construir, que les dio una fortaleza tal logrando convertir al PLD en la más formidable maquinaria electoral de la historia nacional y en partido hegemónico.

El CP lo decidía todo, lo controlaba todo y también lo quería todo, por eso no entendíamos cómo en procesos electorales peleaban por obtener hasta un simple vocal en un humilde y lejano Distrito Municipal, muy a diferencia del doctor Balaguer que en su momento les cedió la Cámara de Diputados para fortalecer la gobernabilidad, el CP jugó siempre al todo o nada, solo que la grandeza de miras de Leonel chocó de frente con sus intereses y visión, ahí comenzó el plan de cercar a Leonel hasta sacarlo del PLD, ellos se unieron para no dejarlo volver a ser candidato, a pulgar su gente del Partido y del Gobierno, comenzó entonces Leonel a ser víctima de lo que él y nosotros apoyándole a él habíamos creado, Ya Leonel no cabía en ese grupo que controla el PLD, por tres razones básicas:

-Leonel tiene un criterio claro sobre la alternancia. -Leonel es un internacionalista identificado con el respeto a los valores democráticos. -Y sobre todo es un líder con alto sentido histórico.

Es por ello, que él se convirtió en su principal objetivo y peor adversario y todo cuanto hubo que hacer y hay que hacer para destruirlo lo harán. A la par el CP del PLD con tanto poder mantenía su política de minimizar sus adversarios, ese es el caso del PRM Y Luis Abinader, que significativamente hoy han crecido en la estima popular, producto de la desafección e indignación de la mayoría de la población con el gobierno, pero equivocados el PRM Y Luis Abinader pensaron en su momento que todo cuanto hacía ese grupo del CP contra Leonel los favorecía, (que equivocados estaban!!) y hoy de pronto después de años y sobretodo todo después de las “suspendidas elecciones municipales” se dan cuenta que tampoco ellos gozarán de la indulgencia del PLD ni de su jefe Danilo Medina, que al igual que a Leonel la cúpula palaciega con sus socios empresariales están dispuestos a pasarles el rodillo a ambos aunque de paso se lleven lo que nos queda de Democracia.

Es entendible, han acumulado por tanto y tanto tiempo tanto poder, privilegios y dinero que para mantenerlos,  están dispuesto a llevar al País a una deriva antidemocrática, no nos engañemos no habrán elecciones si no se hacen bajo sus condiciones, tienen adocenados a los sectores más importantes de la comunicación, más de 2 millones de beneficiarios directos entre empleados y tarjetahabientes de los programas sociales presionados y sobre todo muchos recursos para gastar en campaña a favor de sus candidatos y cómo si fuera poco, el silencio cómplice de árbitros que no tienen el valor de actuar, hoy con pesar pero con conciencia ciudadana sólo asumiendo la estrategia del 1978 del inmenso José Francisco Peña Gómez podemos salir éste difícil trance en el que nos encontramos, asumiendo acciones tales como:

-movilización popular, -denuncia internacional,
-y más que nada por encima de apetencias personales e intereses electorales, necesitamos la unidad monolítica de la oposición.

Entonces pues, Leonel y Luis tienen una cita con la historia, no nos defrauden.

 

 

Comparte esta noticia con tus contactos.