El Danilísmo: una mitología de los pseudólogos

Por: Rafael Guillermo Guzmán Fermín.

Desde hace unos siete años, mucha gente se refiere a la corriente de seguidores del presidente Danilo Medina con el término “danilismo”, posiblemente tratando de atribuirle erradamente características propias de una corriente ideológica. Pero como sabemos, para conformar esta última debe de existir una relación dialéctica, o sea, la conjugación entre ideas y necesidades sociales, y está muy claro que Danilo Medina carece tanto de ideas originales como del interés sobre las necesidades sentidas por el cuerpo social, pues más bien toda esa construcción la ha edificado sobre bloques de falsedades, columnas de mentiras y de vigas de amarre de engaños, que al final nunca ha cumplido.

Sobre esta nada envidiable particularidad, el antiguo escritor griego Esopo afirmaba que la “mentira”, interpretada por los “pseudólogos”, fue creada por el dios “Dolos”, la personificación de los “engaños”, las “ardides” y las malas artes, siendo ellos parientes de los perversos hijos que tuvo la diosa “Eris” (la discordia), mientras trabajaba como ayudante en el taller de Hefesto -dios del fuego y la forja-, espíritus que luego salieron de la caja de Pandora.

Se cuenta, que el dios artesano Hefesto fue distraído por unas voces engañosas haciéndolo ausentar justo en el instante en que se fabricaba a la diosa de la “verdad” dejando sólo a “Dolos”, quien aprovechó la oportunidad para construir una falsa estatua idéntica a la de su maestro. Cuando Hefesto regresó al taller quedó gratamente sorprendido por las habilidades de su alumno, y metió las dos estatuas en el horno. Pero al aprendiz Dolos no le había dado tiempo de terminar bien su obra falsa, pues no pudo retocar los pies. Por ese hecho, cuando ambas estatuas salieron del horno, “Aletheia” (la Verdad) caminaba con pasos firmes y estables mientras que la “Mentira” lo hacía en clandestinidad, pero con pasos vacilantes e inseguros.

El contexto anterior nos describe la esencia de lo que es realmente el llamado “danilismo” como expresión política, pues cada uno de esos “dioses” los encontramos presentes en cada acción de su líder que ha contagiado como un maligno “coronavirus” a los funcionarios y adláteres palaciegos provocando la destrucción de la credibilidad del gobierno y el partido que lo sustenta, haciendo metástasis en las instituciones del Estado, constituyendo la “mentira política” en su estilo de actuar como un evidente ataque a la democracia.

El danilismo es una falsa creencia, y debe de estudiarse en términos de su lógica degradada más que en la supuesta filosofía de la que se deriva; más bien es una especie de secta cerrada de corte empresarial que solo obedece al interés propio en las formas de ver lo suyo, lo que los conduce a la superposición de sus discursos disociados de la realidad en procura de la construcción de utopías, que luego son bombardeadas al colectivo social a través del enorme aparato de propaganda del gobierno y sus “altavoces” en los medios de comunicación.

Esta falsa creencia erosionada por los antivalores de la ingratitud, la envidia, el odio, los complejos y el resentimiento, son los bajos valores humanos que doblegan su sano razonamiento, que identifica al danilismo como la personificación de los dioses griegos de los Pseudólogos como dioses de las mentiras y las falsedades.

Para ese clan, la mentira política es “el arte de hacer creer al pueblo falsedades saludables con vistas a un buen fin”, tal como como lo planteara el escritor satírico irlandés, Jonathan Swift en su obra “Arte de la mentira política” (1773), siendo el ejemplo más elocuente la rendición de cuentas del 27 de febrero pasado.

En este sentido, constituiría un ejercicio estéril hacer una encuesta entre la ciudadanía para saber que la mayoría de la población cree que la mentira política, junto a sus parientes del engaño, del fraude y el dolo se han institucionalizado en todo el aparato del Estado, generando una crisis de credibilidad que va desde la Junta Central Electoral, los principales ministerios hasta las alturas más encumbradas del gobierno, lo que ha provocado que en la mente de muchos se piense que el ejercicio noble de la política sea visto como un negocio sucio de unos pocos funcionarios, una actividad cuyos escrúpulos fueron echados al zafacón, desvergonzada y que le sale muy costosa a los ciudadanos, además de ser practicada por supuestos políticos “improvisados” ávidos de poder, que rayan en la patología psicológica de la mitomanía, de la traición artera, de la corrupción inescrupulosa, que solo buscan en el oportunismo poco honorable el beneficio particular de una facción encumbrada a costa de una mayoría partidaria atemorizada por las amenazas y métodos que recuerdan a la Cosa Nostra.

Para ellos la mentira se calcula, se refina y luego se suministra en dosis de propaganda de todo tipo. Son diseñadas con cuidado de relojería por verdaderos artistas del engaño, príncipes del espejismo y por artesanos de la ilusión. Afortunadamente, en los últimos años sus fracasos son notables, especialmente después de los intentos fallidos de reformar la Constitución antes violada. Se les adivinan las señas, se les ven las enaguas, son notables los intentos burdos de hacer tragar al pueblo demasiadas mentiras de un sorbo. Ya sus cuerdas son muy gruesas para las trampas y sus anzuelos demasiados visibles para caer en enganchados en ellos.

Pero un día, todos estos dioses de la Pseudología chocaron de frente con el muro del gran pensamiento lleno de verdades y dignidad pronunciado por uno de los más grandes presidentes de los Estados Unidos de Norteamérica, Abraham Lincoln, cito: “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”.

En este momento, ya resulta evidente que el danilismo cayó en su propia trampa al tratar a base de las “malas artes” de crear una organización sistémica paralela dentro de su propia organización política, y se resbalaron por la pendiente de los celos, la paranoia interna y los excesos de todo tipo, llegando a confundir las mentiras fabricadas por ellos con las verdades objetivas, para terminar en el peor de los errores en la política: el creerse sus propias mentiras, lo que detonó la división de ese partido político y lo conducirá a su humillante derrota electoral.

Por todos estos argumentos, creo que el “danilismo” está muy lejos de ser una ideología, no así el “boschismo”, que constituye en sí mismo doctrina, pensamiento, método para el estudio con carácter científico capaz de interpretar los fenómenos sociales e históricos nacionales, del Caribe y del mundo.

Concluyo el ensayo afirmando que por Danilo apartarse de las doctrinas de su maestro Juan Bosch sé que su estrepitosa caída será proporcional a la altura de las enormes ambiciones palaciegas, y las ingratitudes propias de “amistades societales” que solo los unen los intereses de la codicia sin escrúpulos, y donde son los primeros que saltan de la nave que se hunde en medio del archipiélago severo de la verdad.

Comparte esta noticia con tus contactos.