EL 6 DE OCTUBRE

Por: Melvin Mañón

Día que será recordado, no por el tamaño del fraude electoral perpetrado sino, por las consecuencias. Se sabía lo que Danilo tramaba y no nos equivocamos, aunque, la noche del sábado 5 dudé.  Le dije a un amigo. El fraude está montado, listo, pero, con todo lo que sabemos… ¿se atreverán? Y claro que se atrevieron. No debí haberlo dudado ni un instante.

Pero Danilo se equivocó.

1.- Insistió hasta fracasar en reformar la Constitución desoyendo las advertencias de Copley quien, aunque encargado de negocios, fungía de embajador. 2017-18

2.- Desoyó, durante meses, las repetidas exhortaciones de la embajadora EEUU y de otros funcionarios a respetar los procedimientos democráticos en el montaje del proceso electoral.

3.- Ignoró por completo la reunión de la embajadora Bernstein con el pleno de la JCE antes de las primarias del día 6 y bloqueó la publicación del encuentro en los periódicos.

4.- Antes de un mes después, la Sub-secretaria de Estado EEUU, Cindy Kiersch visita el país sin anunciarse, va directo donde Medina y ya sabemos lo que le dijo.

5.- En ese mismo viaje ella se reúne, en una acción sin precedentes, igualmente sin anuncio previo, con el presidente del Tribunal Constitucional donde han de fallarse importantes litigios de tipo electoral.

5.- Apenas se ha ido la señora Kiersch y la JCE, que recibe órdenes de Medina, anuncia la contratación de Deloitte, una firma corrompida, desacreditada y además asesora de Medina desde hace años para que haga la auditoría del fraude electoral del día 6. Y uno se pregunta, ¿cómo Medina y la JCE creen que se va a interpretar esta contratación?

6.- El día 8 de noviembre, el almirante Faller jefe del Comando Sur de los EEUU visita a Medina con la embajadora, otra vez, y luego este da declaraciones a la prensa sobre la parte pública del contenido de su visita. Tráfico de drogas, de armas y de personas.

7.- El mismo almirante Faller también se reúne con el ministro de las FFAA teniente general Paulino Sem lo cual se estila, pero es una extraña coincidencia que ocurra en este momento.

Se sigue equivocando. Y puede que sea de mala manera.

 

¿QUE ESTA PASANDO?

Los americanos están tan hartos de Danilo Medina. ¿por qué? ¿Por el fraude electoral del día 6 de octubre? Claro que no. Están hartos porque la impunidad y la corrupción han llegado a un punto tal de pérdida de credibilidad y legitimidad  que amenaza la gobernabilidad, pone en peligro intereses americanos, concurre con otras crisis en la región, como Haití, Venezuela, Bolivia, Guatemala, Honduras y Nicaragua y ellos saben que en Dominicana, aunque tranquila hasta ahora, puede estallar una  poblada derivada del nivel de malestar acumulado, la impopularidad de Medina, el descontento generalizado y la indignación creciente.

Pero, el poder y la influencia de los EEUU ha disminuido y algunos gobernantes han demostrado que se puede sobrevivir desobedeciendo o desafiando a los americanos.  La llamada de Pompeo puso fin a la reelección de Medina, pero hay motivos para sospechar que después de ese hecho ha estado corcoveando como caballo terco.

Que la JCE contrate a Deloitte sabiendo bien quienes son, que reputación tienen y que toda la evidencia de sus fraudes parece ser o es una provocación. Danilo Medina no se ha rendido. Cada vez que un plan fracasa, improvisa otro. El costo para el país de cada uno es descomunal pero como animal acorralado su prioridad no somos nosotros sino su propia salvación.

Sin desafiar abiertamente a los enviados americanos, parecería que Medina se quiere hacer el pendejo.  Sospecho que recibe a los enviados, los oye, promete portarse bien y luego hace lo que le da la gana. Creo además que su modelo de conducta es Maduro. Y trama y maquina como ejecutar su propio plan, no el de los americanos ni menos aun el que demandan las fuerzas políticas activas de la sociedad dominicana que a diferencia de Chile, Ecuador, Nicaragua, Haití, México, Perú y otros no han producido una sola demostración contundente de hartazgo.  Los dominicanos no han decidido portarse mal en las calles todavía, pero lo harán y los americanos, que lo saben, están tratando de actuar antes de que lo hagan. Y obsérvese algo: El gran empresariado local no está apoyando a los EEUU según su tradición histórica sino a Medina quien los arrastra a favor suyo con beneficios exorbitantes y ambos ajenos al regreso de la historia. Ja . . . ja . . . como decía Cesar . . . después no digas que no te lo dijeron.

Comparte esta noticia con tus contactos.