BOSCH Y BOBADILLA

Por: Manuel Otilio Pérez Pérez

El Prof. Bosch en su libro, La pequeña burguesía en la historia de la República Dominicana, Colección Bosch para todos, Impresora Soto Castillo, Santo Domingo, República Dominicana, 2012, pp 23-24,  el Prof. Bosch nos dice: «… Bobadilla no era un pequeño burgués a quien Santana podía fusilar sin que su fusilamiento tuviera consecuencias serias para la vida política nacional porque se trataba de un personaje influyente, tanto, que su firma fue la primera en el Manifiesto del 16 de enero de 1844-en el cual se invitaba al pueblo a rebelarse contra el gobierno haitiano-, fue el primer presidente de la Junta Central Gubernativa…».

El Prof. Bosch en su libro Textos Históricos y Sociales páginas 379 y 380, continúa con sus observaciones en relación a Tomás Bobadilla cuando señala «la influencia de Bobadilla era mucha si la medimos tomando en cuenta la limitada población de la capital del país, lugar donde se debatían los problemas del naciente Estado, y pesaba tanto en los círculos hateros como en el de los pequeños burgueses.

Esa influencia mantenida a la vez en dos grupos que se oponían entre si se explica porque para llevar a cabo sus planes de creación de un Estado soberano que ejercería su poder sobre el territorio de la antigua parte española de la isla, los trinitarios tuvieron la necesidad de convenir una alianza con los hateros debido a que si éstos no les retiraban su apoyo al gobierno haitiano sería muy difícil alcanzar la meta que se habían propuesto, y al poner en práctica esa alianza los jefes trinitarios se dieron cuenta de que Tomás Bobadilla era hombre dotado de condiciones políticas apreciables gracias a las gracias a cuales pasó a ser estimado por ellos». (Reproducido en Juan Bosch, la Pequeña burguesía en la historia de la República Dominicana, 2012, pp 23-24).

Ahora pasemos a conocer las opiniones del Prof. Bosch, en relación al Manifiesto del 16 de enero de 1844, en su obra Composición Social Dominicana, Editora Alfa & Omega, 2007, en la cual Bosch nos dice algunas de las partes constitutivas del Manifiesto que tocan las razones por las cuales el gobierno haitiano de Boyer pasó a ocupar la parte Oriental de la Isla de Santo Domingo, veamos:

«… Despojó las iglesias y sus riquezas, maltrató y humilló a los ministros de la religión, los privó de sus rentas y de sus derechos».

Continúa la misma Manifestación «emitió una ley para que se incorporaran al dominio del Estado los bienes de los ausentes, cuyos hermanos y parientes se hayan hoy en la más horrible miseria…».

La propia Manifestación afirma que Boyer redujo a muchas familias a la miseria y a la indigencia, quitándoles sus propiedades para reunirlas al dominio de la República, darlas a individuos de la Parte Occidental o venderlas a vil precio a los mismos» (ob cit, pág 231).

La Manifestación de la Independencia afirma que cuando Boyer tomó posesión de la Parte Oriental de la isla (de Santo Domingo, MOPP) «no hubo un solo dominicano que no le recibiera entonces con demostraciones de simpatía. Por doquier pasaba, el pueblo salía a su encuentro. Creía encontrar en el hombre que acababa de recibir en el Norte el título de Pacificador, la protección que le había sido prometida…pero muy pronto, mirando a través del velo que escondía sus perniciosas intenciones, se descubrió que había entregado el país a su opresor» (ob cit pág 232).

Bosch después de dar a conocer las opiniones de Manuel María Gautier concluye…»pero esas palabras de Gautier no son únicas, hay un documento mucho más importante que las declaraciones de una persona, aunque esa persona tuviera un lugar destacado en la vida pública dominicana, como lo tuvo Gautier; ese documento es la llamada Manifestación de la Independencia, escrito por Bobadilla y aprobado por los jefes del …

 

Comparte esta noticia con tus contactos.