«Año 2018: 365 días de desafíos personales»

Por: Luis Eduardo Montero

Hace unos años cuando estaba más chico escribí un texto muy interesante titulado: «Vivir es un sacrificio», ese texto lo imprimí en el centro de Internet con el dinero de mi merienda escolar (jajaja); gracias a Dios desde muy temprana edad pude cultivar el valor del conocimiento como eje transversal del desarrollo humano.

Ese texto que le he mencionado aún lo reservo en casa y obviamente me sirvió de inspiración para redactar mi primer artículo de este nuevo año.

Increíblemente el tormentoso año 2017 ya se marchó hace 72  horas, un año marcado por la desgracia, por la criminalidad, por feminicidios, por la corrupción, por la impunidad, y por los indelebles efectos de los macabros huracanes Irma y María.

Pero bueno, ya eso es historia, mala o buena es historia y por demás irreversible. No obstante, el presente sí lo podemos dominar, pero el futuro está fuera de nuestra cobertura humana, no podemos predecir lo posterior, está fuera de nuestra órbita saber lo que pasará en 5 minutos, pero sin embargo podemos proyectar nuestro futuro, tenemos la capacidad de crear previsiones, podemos trazarnos objetivos, podemos diseñar las metas que podríamos materializar en este año 2018.

Sonará cliché pero, una vida sin metas no tiene sentido alguno, vivir por vivir no es compatible con la condición humana, el ser humano desde sus primeros pasos en la tierra ha sido el ente transformador de las variables que giran en torno a la sobrevivencia y dignidad de su figura. Cazando, recolectando, dominando, peleando, como quiera que sea el ser humano siempre ha sido un fajador de su existencia.

Recordemos que los años no traen nada de especial, nada extraño, nada nuevo, nada malo, nada bueno, no trae fracaso ni éxito, no trae alegría ni tristeza, la llegada perse de un año no es un fenómeno mágico del tiempo que viene a transformarlo todo por automaticidad.

Decía un querido amigo que «año nuevo + mente vieja= año viejo, queriendo significar que la novedad o vejez del año depende exclusivamente de usted como persona, de su modo de pensar.

Por lo tanto, este interesante pensamiento de mi querido amigo Robert Zarzuela nos irradia luz para entender que radica en nosotros el desafío y el compromiso de tener un mejor o peor año. Repito, el modo de pensar y el modo en que planificas tu vida determinará el éxito o fracaso de estos 365 días que acaban de empezar.

Citando mi histórico texto que les mencioné al inicio de este artículo, quisiera comunicarles que la vida es un entero desafío, desde que nacemos hasta que morimos es una permanente lucha para seguir de pies; desde lo más simple a lo más complejo todo implica un desafío.

Comparte esta noticia con tus contactos.