Amarante Baret dice existe una banda de delincuentes destinada solo a asesinar policías

Santo Domingo.- El ministro de Interior y Policía, Carlos Amarante Baret, admitió que en el Gran Santo Domingo existe una banda de criminales que se dedica a asesinar policías y militares con la finalidad de despojarlos de sus armas de reglamento.

Amarante Baret también reconoció que la ausencia que por muchos años ha tenido el Estado en barrios de la capital y del interior ha sido aprovechada por los delincuentes para tomarlos y cubrir necesidades de sus pobladores. Con respeto a los hechos que se han producido en los últimos días, sobre todo en el municipio de Santo Domingo Oeste, Amarante Baret dijo que las investigaciones que realiza la Policía están muy avanzadas, inclusive se han producido apresamientos, pero de lo que se trata no es de resolver los casos, sino evitar que se cometan.

Al ser entrevistado en el programa D’Agenda, el funcionario dijo que para evitar esa situación se requiere de un trabajo mancomunado en los barrios de la capital.

Agregó que en el Gran Santo Domingo el Estado se fue retirando de los barrios “y ante el retiro de la autoridad, como hay vacíos, esa ausencia la han estado llenando los narcotraficantes”

“Yo sé que aquí hay bandas armadas que se dedican a matar policías y militares, no son los primeros en la zona de Los Alcarrizos que lamentablemente mueren en esas condiciones”, dijo el funcionario.

Reconoció que los narcotraficantes en los barrios resuelven problemas, celebran cumpleaños, apadrinan actividades deportivas y festivas, y hasta compran el ataúd cuando muere una persona muy pobre. “Esto ha provocado una situación, donde estos delincuentes en esos sectores captan a nuestros jóvenes, muchos de ellos sin esperanza en la vida, sin trabajo, sin educación, y entonces son víctimas de estos pandilleros”, explicó Amarante Baret.

Apresan a miembro de banda asaltaba agentes

Agentes de la Policía apresaron a un hombre como presunto miembro de una banda que se dedica a asaltar agentes policiales, militares y personas de la clase civil en la parte oeste de la capital, con el fin de despojarlos de sus armas de fuego. Manuel Johan Rubio Severino, alias “Boca”, es señalado como uno de los presuntos autores de la muerte del sargento Luis Ogando.

Comparte esta noticia con tus contactos.

Los comentarios están cerrados.