El germen de la división por la reelección en el PLD…

Por el periodista Salvador Holguín

Diciendo “Lo que otros Callan”

En el 2015 cuando los danilistas y ministros de la Presidencia montaron la reelección del presidente Danilo Medina apoyados en el excapo Quirino Ernesto Paulino Castillo, alias “El Don”, fui convocado a una reunión por uno de los dos ministros palaciegos que tenía bajo su responsabilidad la conjura reeleccionista, este me pidió de favor que detuviera ahí las revelaciones y entrevistas de Quirino, claro porque ya habían logrado su objetivo en la reunión del Comité Político del PLD en Metro Country Club y en el Congreso Nacional también, logrando la modificación del artículo 124 de la Constitución de la República que imposibilitaba al mandatario Danilo seguir más allá del 2016, con su aprobación lograron aplastar al León de Leonel Fernández en ambos escenarios.

Luego de la crisis provocada por el Quirinazo en el 2015, lo que impidió la división y posterior derrota del PLD fue el transitorio establecido en la Constitución, pactado por Leonel Fernández y Danilo Medina, que reza de la siguiente manera: “En el caso de que el Presidente de la República correspondiente al periodo constitucional 2012-2016 sea candidato al mismo cargo para el periodo constitucional 2016-2020, no podrá presentarse para el siguiente periodo y a ningún otro periodo, ni a la vicepresidencia”. En este artículo temporal implantado en la Constitución de Quirino y acordado por ambos líderes, no hay espacio a interpretación.

Dentro de los argumentos utilizados por el ministro presidencial para convencerme de que dejara hasta ahí el palo periodístico con epicentro político que me tocó manejar, era que después de lograda la modificación de la Constitución para la reelección de Danilo Medina, el Partido de la Liberación Dominicana estaba al borde de la división, y que si el caso Quirino seguía siendo parte del debate nacional imposibilitaba la unidad del PLD y peligraba la permanencia en el poder, por ende iba a ser un fracaso el plan reeleccionista.

Lo que no aconteció en el 2016 con la reelección de Danilo y la Constitución de Quirino por el masoquismo y capacidad de aguante de los leonelistas, ahora si está aconteciendo, y es que ambos bandos desde ya están enfrentados por la lucha del poder con mira al 2020; los danilistas que no quieren bajar porque han traicionado más de medio PLD y los leonelistas que quieren volver para reivindicar al presidente Leonel Fernández, debido a que Danilo Medina lo ha querido aniquilar política y moralmente con un expediente de narcotraficante, razón que ha motivado al “León” Fernández a salir a las calles a trabajar en busca de subirse al palo, y no al de Peña Suazo…

Esta semana el vocero de la Presidencia y de Danilo Medina Sánchez, Roberto Rodríguez Marchena, cometió el error y la imprudencia de decir en una entrevista que le realizaron en un programa de televisión que el pueblo quiere que el presidente Danilo Medina siga 4 años más y que el único que garantiza la permanencia en el poder del PLD es Danilo Medina, posiciones estas que están sustentadas en falsedades las dos… De inmediato el miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana, Franklin Almeyda Rancier, arremetió contra Marchena recordándole que él no es vocero del PLD, que eso es un tema del partido del cual Leonel es el presidente. Luego del boche público que Franklin le dio a Rodríguez Marchena, desautorizándolo a hablar a nombre del partido, Marchena le contestó en su cuenta de Twitter diciéndole: “En 2006, renuncié por lealtad a las ideas de Danilo que eran las mías y NO ME IMPORTÓ el chequecito de Leonel. Tú en cambio, Franklin Almeyda combates al gobierno del PLD como obcecado opositor mientras COBRAS EL CHEQUECITO de 250 mil pesos DE MINISTRO SIN TRABAJAR”.

Pareciera que en esta lucha por el poder los más encumbrados funcionarios del gobierno de Danilo Medina y dirigentes del PLD están decididos a jugársela, sin importar que pongan en juego la unidad partidaria que ha sido garante de triunfo de Medina en el 2012 y 2016. En su afán de querer imponer otra reelección de ellos, más que de Danilo, están dispuestos a hacer diabluras para cerrarle el paso a quien en esta coyuntura histórica es garantía de victoria en el PLD, que es Leonel Fernández. Desde las estructuras y las bases del partido morado, están llamando la atención al presidente Danilo, ante las terribles consecuencias que podrían tener esas actitudes de los ministros reeleccionistas, dicen que la situación es muy delicada y que amerita un encuentro urgente entre Danilo Medina y Leonel Fernández, quienes son responsables de unidad y éxito electoral en el PLD. En definitiva, el germen de la división está en el “ADN” de los partidos fundados por el Profesor Juan Bosch, el PLD resistió bastante, pero ya explotó.