¡Destino Final del Malagradecido y Desleal!

Por: Daygorod Fabián

Como es natural tengo grandes amigos dentro del Partido de la Liberación Dominicana (a pesar de que adverso esa agrupación política) los cuales en el trayecto de sus magnánimas o nobles prácticas resultan decepcionados de sus principales y más cercanos colaboradores.

A veces resulta muy grávido o pesado lograr aceptación para nuestros cercanos– principalmente para los colaboradores políticos –  a raíz de sus historiales de naturaleza dudosa, pero la inocencia que arropa a todo aquel que desea dar una segunda o tercera oportunidad a estos personajes, no se convierte en una lontananza u obstáculo para ayudar al amigo necesitado.

Es más pesaroso ver y escuchar los planteamientos divulgados con tesón de esos desleales y malagradecidos, que apuntan como francotiradores contra quienes en la práctica los llevaron al conocimiento público-político y los convirtieron en alguien (ante los ojos de los hombres) frente a la sociedad.

Inclusive muchos de esos pérfidos e infames actúan como insepultos, confeccionando su propia tumba política, y colocando todo tipo de argumentos (sin pruebas ni fundamentos) ante la opinión pública, apostando a la incredulidad de la gente, pero olvidando que el ojo auscultor de la sociedad distingue quien actúan por encargo, quien habla por resabios ante promesas incumplidas y quienes actúan de forma ingrata.

Más que penoso es muy ameno o alegre ver como se cambian de categoría esas personas, convirtiéndose en máximos exponentes de lo escatológico, ya que dice una frase que quien traiciona, mal agradece o es aleve “NO ES CONFIABLE NI DONDE ESTÁ NI DONDE ESTUVO”

… ¿De dónde sale mi idea?

Todo escrito tiene un porqué, un génesis. un inicio. En mi caso resulta del proceso de observancia que realizo a todos los exponentes políticos y sus seguidores, en mi Provincia de Montecristi.

No es un secreto para nadie que el poder, en la actualidad, es exteriorizado por el presidente Medina y su gente. A raíz de ese poderío muchos lo usan para aplastar a sus colegas partidarios (principalmente del equipo de Leonel Fernández) y otros para ayudar a sus cercanos.

El caso que cito, a manera de teoría y práctica, es el de un joven que fue llevado al estrellato político (desde el anonimato) por un cercano colaborador del presidente Danilo Medina. Cuando las puertas estuvieron cerradas, el líder peledeista, las abrió desde su posición gubernamental para darle acogida a éste ameno personaje.

Finalmente se logró colocar de exhibición la cualidad principal del desleal: la deslealtad.

Lo que no pasa desapercibido es que, ahora formando parte del equipo de Leonel Fernández, efectúa un flaco servicio. Pues la manera en que llegó a esa secta partidaria es de origen baladronado. Por lo que los que hoy lo reciben como su igual, dudan de las razones por las que forma parte de su clan.

..El problema de emplear amigos

La ingratitud es de larga cronología, no es nueva, todo lo contrario, es muy pero muy antigua. Judas “el llamado Iscariote” era quien manejaba las finanzas, entre los doce apóstoles, por lo que era notorio el grado de confianza que le tenía el Salvador Jesús ¿Y qué sucedió? Lo demás es historia conocida por todos.

 

El problema de emplear amigos es que la amistad nubla y ciega quien es en verdad ese colaborador que se ha colocado en posiciones importantes. Lo correcto es no esperar gratitud de este tipo de personajes, ya que no es su norma.

ROBERT GREENE DICE: es mejor tener contrincantes declarados que no saber por dónde acecha el enemigo.