¡Cuatro año más de Miguel Vargas!

Por: Daygorod Fabián

La palabra dirigente, en su etimología, quiere decir “dirigir” es obvio que hablaríamos de dirigir personas; en términos políticos en una agrupación partidaria habría personas que serían seguidores de un determinado exponente.  Inicio explicando, de forma en extremo breve, éste detalle para aludir a que los que están en el PRD (la entelequia del MVP) no son dirigentes pues no tienen seguidores ni nadie a quien dirigir. Lo único que poseen es una nomenclatura ¿legal? Que les permite hacer todo tipo de negocios con el partido que una vez fue la esperanza de la gente.

El domingo pasado – 03/12/2017 – fue ratificado como Presidente de esa entidad partidaria, el PRD, el señor Miguel Vargas Maldonado, desde mi óptica uno de los políticos más aberrantes y con menos dignidad para militar en el escenario de las ideas y la filosofía política. En esencia hasta los inconsultos en materia jurídica – electoral saben que las impugnaciones que se hagan para eliminar las decisiones emanadas de una convención, con dos o tres personas que levantaron la mano y violentaron el derecho a competir, no arrojarán resultados fructíferos.

Bajo tecnicismos lícitos y argucias inescrupulosas se revestirá de ¿legalidad? En el TSE (Tribunal Superior Electoral) el hecho de que una ínfima parte de la ínfima parte que queda en ese partido decidan seguir enganchados de los malabares oficiales, que solo benefician a los que estén dispuestos a colocarle precio a las siglas de una agrupación, que repito una vez fue la ESPERANZA DE LA GENTE.

En dicha ¿convención? Fueron ratificados por cuatro años más Vargas Maldonado, Peggy Cabral, Neney Cabrera, Tony Peña Guaba, Fiquito Vásquez, Víctor Gómez Casanova, Rafael Suberví Bonilla y  Juan Santiago. Coloco algunas palabras entre signos de interrogación, pues de no ser así estaría  afirmando una falacia: una convención.

Para que exista una convención, independientemente de las estrategias estatutarias o de otra índole, debe competir al menos un contrincante, además de que la universalidad de militantes, que en el caso del PRD no son muchos, debe acudir a las urnas de forma global y secreta a elegir a quienes entiendan deben guiar el destino de su parcela política. Esto no es lo que se ha efectuado en el caso de una vez mil veces glorioso PRD.

De todas formas considero insustancial, en materia de repercusión, que el MVP continúe en sus negocios ya que la sentencia ciudadana está dictaminada y apuesto mi cabeza a que él no duerme tranquilo sabiendo que ni los que están a su alrededor lo ven como un líder ni confían en él.

Comentarios cerrados.