Revolución Educativa Vs. Clientelismo

Por: Elexido Paula

El poder mediático con que cuenta el gobierno del PLD en todo el aparato del Estado es tan soberbio y avasallante que obnubila y manipula, algunas veces, hasta al más hábil, inteligente y astuto ciudadano del patio.

La publicidad es abrumadora, extremadamente exagerada. El presidente de la República va a todas las inauguraciones de planteles escolares; aunque la escuela sea de dos aulas y esté ubicada en un lugar extremo del país, pudiendo hacerlo el ministro de educación. Lo prefiere así el presidente medina, primero por la presencia masiva de los medios y segundo para recibir loas, alabanzas y lisonjas, junto a un coro de compañeros del partido, con empleos, botellas, bonos educativos, de luz, gas o cualquier otro beneficio que le haya caído del gobierno, dirigiéndose al mandatario como a un ser divino o todopoderoso.

La revolución educativa es un mito, una farsa, una mentira, una fábula y una utopía vana. La estructura, el guion, la estrategia y el montaje con que se promueve, difunde y expande a gran velocidad y con la más alta tecnología del marketing moderno, la revolución educativa desde el Ministerio de Educación es la estrategia utilizada por los gurúes peledeístas y que están detrás del telón para convencer y persuadir al pueblo de que es cierta, real y palpable dicha revolución educativa.

¿Cómo puede hablarse de revolución educativa bloqueando a casi cuatro mil maestros y maestras, sacándolos de nómina y cancelándolos porque no son de su partido, creando además nóminas y nominillas de personas haciéndolas pasar por maestros, bajo pretexto meramente electoralista y reeleccionista?

La maestra Rosalba Ureña de Licey Al Medio, que fue una de las canceladas, se suicidó, pues con tres meses de licencia por enfermedad tuvo que volver a las aulas, pero tampoco le pagaban porque la tenían en la lista negra de los bloqueados; su impotencia fue tal que decidió quitarse la vida. ¿Eso es revolución educativa?

La revolución educativa continúa en la mente del gobierno, pero con muchas escuelas en construcción paralizadas o inconclusas; con muchos ingenieros y arquitectos desesperados por falta de pagos de cubicaciones atrasadas y abrumados por las deudas contraídas en la banca local.

La conquista del 4% para el Ministerio de Educación fue resultado de intensas movilizaciones, protestas, marchas y una muy variada mezcla de lucha del pueblo a favor de ese noble objetivo. El presidente Medina ha tomado el 4% para sus propósitos politiqueros y reeleccionistas, no así para reformas estructurales en el sistema educativo que eficienticen las capacidades de las instituciones y sus servidores.

Comentarios cerrados.