Escándalo de soborno se reunió en silencio en República Dominicana

Por: Cesar Cruz

Santo Domingo.- Uno de los escándalos de corrupción más extensos de la historia moderna tiene raíces profundas en la República Dominicana: La empresa brasileña detrás de la operación colocó su “oficina de soborno” internacional en este país caribeño y sacó cerca de 100 millones de dólares en sobornos a funcionarios locales.

Sin embargo, cinco meses después de que el plan fue expuesto, nadie ha sido acusado aquí y no se ha nombrado a funcionarios corruptos – enfureciendo tanto a los reformadores políticos como a los partidos de oposición. Por el contrario, investigaciones en Brasil, Colombia, Panamá y Perú han producido cientos de cargos, incluyendo casos contra ex presidentes.

Los críticos del gobierno esperan que el silencio se rompa el viernes cuando se espera que Odebrecht revele a los receptores de sus sobornos en la República Dominicana bajo un acuerdo que protege a la constructora brasileña de la acusación y le permite seguir haciendo negocios en el país.

Los ejecutivos de Odebrecht confesaron a los fiscales estadounidenses que pagaron alrededor de 788 millones de dólares a funcionarios de 10 países latinoamericanos y dos más en África para obtener contratos multimillonarios con los gobiernos locales.

Dijeron que gastaron 92 millones de dólares en sobornos en la República Dominicana solo, ya que la compañía ganó 17 contratos para construir carreteras, represas y una gran planta de carbón. Una de las figuras clave en el esquema trabajó como asesor del presidente Danilo Medina en dos campañas presidenciales.

Cuando las propias investigaciones de corrupción de Brasil comenzaron a aumentar el calor en Odebrecht en 2014, la compañía trasladó a Santo Domingo su oficina encargada de administrar los sobornos -la Oficina de Operaciones Estructurales inocentemente nombrada-, aparentemente para distanciarla de los fiscales brasileños.

El fiscal general Jean Alain Rodríguez, miembro del comité central del partido en el poder, firmó un acuerdo con Odebrecht por una multa de 184 millones de dólares y un acuerdo para proteger a sus ejecutivos de la acusación a cambio de información que podría ser usada para procesar a los receptores de injertos locales. Es la primera operación de este tipo que Odebrecht realizó fuera de Brasil.

Eso ha llevado a los activistas contra la corrupción a celebrar marchas protestando contra la inacción del gobierno ya presentar casos judiciales que exigen una investigación independiente. Muchos dicen que son pesimistas que el esperado anuncio del viernes revelará toda la extensión de la corrupción en la República Dominicana.

“Para Odebrecht, la República Dominicana no fue un país cualquiera”, dijo Manuel Robles, miembro del Movimiento Verde, un grupo creado para protestar contra la corrupción y exige una investigación independiente del régimen de sobornos y auditorías de todos los contratos locales de Odebrecht .

“El pueblo dominicano ha sido vilmente afectado por una mafia empresarial cómplice de políticos y burócratas ladrones”, dijo Robles.

Los contratos de Odebrecht en la República Dominicana desde 2001 totalizaron $ 5 mil millones, 7% del PIB anual en un país donde la mayoría de la gente gana $ 200 al mes o menos.

“Puede seguir el dinero por aquí, debe haber registros, información”, dijo Rosalia Sosa, directora del grupo activista Citizen Participation, que ha pedido una investigación más exhaustiva.

Quince de los contratos fueron firmados durante los 13 años de mandato del Partido de la Liberación Dominicana de Medina, ahora liderado por el ex presidente Leonel Fernández. La popularidad del partido se basa en gran medida en la mayor tasa de crecimiento económico de América Latina y en programas sociales extensos.

Fernández se ha negado a discutir los sobornos. Medina en febrero defendió el acuerdo que permitió a los ejecutivos de Odebrecht evitar el enjuiciamiento.

El proyecto de infraestructura de la administración de Medina es una planta de carbón de 720 megavatios, de US $ 2.000 millones, ubicada a unos 60 kilómetros al oeste de Santo Domingo, que fue contratada por Odebrecht en 2013, aunque la oferta de la empresa fue la más alta entre todas las presentadas y más De 500 millones de dólares por encima del límite establecido por el Congreso del país.

En enero, Medina creó una comisión especial para investigar el proceso de licitación.

“Estoy absolutamente seguro de que el comité de licitación y los equipos técnicos llevaron a cabo un proceso transparente y adjudicaron el contrato al partido que lo ganó, el que hizo la mejor oferta”, dijo Rubén Bichara, jefe de la energía estatal de República Dominicana regulador.

Se espera que la planta entre en operación este año.

Un punto importante de los críticos aquí es Joao Santana, quien trabajó en la campaña 2012 de Medina y fue arrestado en Brasil el año pasado mientras asesoraba sobre el esfuerzo de reelección de Medina. También fue estratega de campaña para varios presidentes de otros países: Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Roussef en Brasil, Hugo Chávez y Nicolás Maduro en Venezuela, y Mauricio Funes en El Salvador.

El gobierno de Medina ha dicho que las investigaciones despejarán a Medina ya sus ayudantes de cualquier irregularidad y demostrarán que no recibieron dinero de Odebrecht.

“Financiamos nuestra propia campaña y pagamos a Joao Santana nosotros mismos”, dijo Medina en marzo.

Fiscal General de Perú está investigando a tres ex presidentes, ha encarcelado a cinco funcionarios del gobierno y ha pedido el encarcelamiento del ex presidente Alejandro Toledo por presuntamente recibir $ 20 millones en sobornos de Odebrecht para ayudar a la compañía a ganar un proyecto de autopista. Toledo es un fugitivo visto por última vez en los fiscales estadounidenses, según los cuales 100 ex funcionarios podrían ser encarcelados en el caso.

Las autoridades venezolanas congelaron los activos de Odebrecht en el país, registraron sus oficinas en Caracas y pidieron información a funcionarios brasileños y suizos. No han presentado cargos, sin embargo, y los testigos en los testimonios de la corte han implicado a Maduro. El presidente no ha comentado públicamente sobre las acusaciones. El gobierno tampoco ha comentado nada. Los ejecutivos de Odebrecht confesaron haber pagado 98 millones de dólares en sobornos en Venezuela.

Ecuador ha detenido a un magnate de negocios ya un ex ministro de electricidad y está revisando 30 contratos adjudicados a Odebrecht desde 1980. Odebrecht dice que pagó 33,5 millones de dólares en sobornos en Ecuador. Ha sido prohibido del país debido al escándalo.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *